La comandancia de EEUU admite la muerte de civiles en un bombardeo en el oeste afgano

  • Kabul, 9 may (EFE).- El mando militar estadounidense admitió hoy la muerte de un número indeterminado de civiles durante un reciente bombardeo de su aviación en la provincia occidental afgana de Farah, donde según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), "docenas" de civiles perdieron la vida.

Kabul, 9 may (EFE).- El mando militar estadounidense admitió hoy la muerte de un número indeterminado de civiles durante un reciente bombardeo de su aviación en la provincia occidental afgana de Farah, donde según el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), "docenas" de civiles perdieron la vida.

En un comunicado, la comandancia informó de que la investigación efectuada conjuntamente con militares afganos no permite "determinar con certeza cuántas de las víctimas eran talibanes y cuántas eran no combatientes porque los fallecidos están todos enterrados".

Según la nota, los responsables de la investigación visitaron tres fosas que contenían varias tumbas individuales y dos fosas comunes más en las que había un número indeterminado de personas enterradas.

Además, el equipo de investigadores se reunió con miembros del Ejército afgano, la Policía y los servicios de Defensa Nacional, así como con representantes del gobierno de Farah.

La comandancia explica que talibanes afganos y extranjeros habían consolidado sus posiciones en los municipios de Ganj Abad y Grani del distrito de Bala Bulok, donde cobraban tributos a los lugareños, además de lanzar ataques contra las fuerzas de seguridad en la carretera que comunica Farah con la provincia vecina de Herat.

El gobernador provincial solicitó entonces una operación con el fin de desalojar a los talibanes de la zona en la que participaron las fuerzas de seguridad afganas y las tropas de la coalición, según la nota.

Durante los combates, que se registraron la noche del lunes, los lugareños se refugiaron en sus hogares, pero los insurgentes tomaron por la fuerza a civiles y atacaron a las tropas desde el interior de viviendas, algunas de las cuales quedaron completamente destruidas por los bombardeos.

La comandancia estadounidense condenó hoy "enérgicamente la brutalidad de los extremistas talibanes que deliberadamente ponen a civiles afganos como objetivo y los usan como escudos humanos" y aseguró que están "comprometidos" con la protección de los civiles.

Aunque el CICR situó en "docenas" la cifra de víctimas mortales, diversas fuentes afganas consultadas por Efe elevaron a 100 el número de muertos.

El presidente Hamid Karzai, de visita en Washington, ordenó el miércoles que se abriera una investigación para esclarecer lo ocurrido.

Y el jueves el secretario de Defensa de EEUU, Robert Gates, quien se encontraba en Kabul para revisar con las autoridades afganas la situación de la seguridad en el país asiático lamentó las bajas civiles causadas en el bombardeo.

En 2008, 2.118 civiles murieron a causa del conflicto afgano, el cincuenta y cinco por ciento de ellos en ataques de la insurgencia y el treinta y nueve por ciento en acciones de las tropas afganas e internacionales, según datos de la misión de la ONU en el país.

EEUU encabeza una coalición militar que lleva a cabo la misión antiterrorista "Libertad Duradera" en Afganistán y opera al margen de la Fuerza de Asistencia de Seguridad (ISAF) de la OTAN.