La ONU reconoce avances en el proceso de paz en el Congo pero señaló que la situación aún es volátil

  • Naciones Unidas, 9 abr (EFE).- El representante especial de la ONU en la República Democrática del Congo (RDC), Alan Doss, afirmó hoy que hay avances en el proceso de paz en ese país africano, pero señaló que la situación es aún volátil.

La ONU reconoce avances en el proceso de paz en el Congo pero señaló que la situación aún es volátil

La ONU reconoce avances en el proceso de paz en el Congo pero señaló que la situación aún es volátil

Naciones Unidas, 9 abr (EFE).- El representante especial de la ONU en la República Democrática del Congo (RDC), Alan Doss, afirmó hoy que hay avances en el proceso de paz en ese país africano, pero señaló que la situación es aún volátil.

Doss, que presentó el informe del secretario general de la ONU ante el Consejo de Seguridad sobre ese país africano, indicó que "los primeros resultados concretos son alentadores", ya que los territorios más afectados son hoy más seguros, la autoridad del Estado se ha restablecido y empieza el retorno de muchos de los desplazados.

Asimismo, señaló que la guerrilla hutu de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) ha retrocedido ante posiciones anteriores a la última crisis.

No obstante, subrayó que para la comunidad internacional se plantean nuevos retos en esa zona, ya que se han producido tensiones a nivel nacional y local tras las operaciones conjuntas de los ejércitos ruandés y ugandés, entre otros aspectos.

El organismo internacional está presente en el país africano mediante la Misión de la ONU en el Congo (MONUC), que cuenta con 17.000 soldados y es la mayor que tiene Naciones Unidas en el mundo.

El Consejo de Seguridad aprobó hace cuatro meses el refuerzo de la MONUC con 3.000 soldados más que todavía no han llegado a la zona.

Al respecto, Doss indicó que, aunque hay varios países que ya han confirmado que aportarán tropas y policías adicionales, se siguen necesitando 18 helicópteros para responder con rapidez a las emergencias y proteger a los civiles de represalias.

"Sin esos 18 helicópteros, la capacidad de la MONUC quedará restringida para responder de forma rápida a las amenazas emergentes y a la población civil", agregó.

Por ahora la MONUC colabora con el Ejército congoleño en diversas áreas, incluyendo la ayuda para expulsar a las guerrillas del FDLR.

Entre los desafíos que Doss señaló está el de la integración de los grupos armados congoleses y las consecuencias de la desmovilización de los ex combatientes.

En el informe se señala que los grupos armados de las provincias Kivu Norte y Kivu Sur han declarado que en sus filas hay 47.000 combatientes.

Aunque esa cifra no se ha podido comprobar, sí representa para la ONU una preocupación, ya que es indicativa de los muchos jóvenes desempleados que se han asociado con esos grupos y que, una vez en estabilidad, buscarán trabajo.

El diplomático británico consideró que "es importante impulsar la recuperación económica para mitigar las tensiones étnicas, que podrían agudizarse con el retorno de desplazados y refugiados", pues el conflicto ha dejado a más de un millón de personas en esa situación en un país empobrecido.

En una conferencia de prensa posterior, Doss indicó que la RDC necesita asistencia para realizar una reforma militar, así como de equipamientos, materiales y entrenamientos, además de disciplina, comando y control.

Señaló también que solo una profunda reforma del sector de seguridad permitirá que las autoridades del país africano puedan responder ante las amenazas y los retos.

Asimismo, ese país necesita asistencia para su estabilización y para ayudar a los miles de desplazados a regresar de forma segura a sus hogares, además de incrementar la "lucha contra la violencia sexual, que es enorme" y la ayuda económica, pues los ingresos estatales se han reducido el 70 por ciento en los últimos cuatro años.