Las "Voces del Secuestro" surcan Colombia en moto para exigir liberaciones

  • Medellín (Colombia), 3 abr (EFE).- Una llamativa caravana de motociclistas, liderada por el popular director del programa radiofónico "Voces del Secuestro", se ha embarcado en la aventura de recorrer Colombia para exigir la liberación de todos los rehenes.

Las "Voces del Secuestro" surcan Colombia en moto para exigir liberaciones

Las "Voces del Secuestro" surcan Colombia en moto para exigir liberaciones

Las "Voces del Secuestro" surcan Colombia en moto para exigir liberaciones

Las "Voces del Secuestro" surcan Colombia en moto para exigir liberaciones

Medellín (Colombia), 3 abr (EFE).- Una llamativa caravana de motociclistas, liderada por el popular director del programa radiofónico "Voces del Secuestro", se ha embarcado en la aventura de recorrer Colombia para exigir la liberación de todos los rehenes.

En total 55 amantes de la motocicleta, a quienes se unen compañeros en las ciudades por las que pasan, buscan llamar la atención sobre el drama del secuestro en Colombia, y para ello ya han recorrido 2.000 kilómetros, la mitad del trayecto.

Montados en hierros de todo tipo, desde Yamahas de gran cilindrada y Harley Davidson hasta Hondas de 125 centímetros cúbicos, la comitiva está liderada por Herbin Hoyos, un periodista que desde hace 15 años dirige "Voces del Secuestro".

Este espacio radiofónico, que se emite los domingos a medianoche, "comunica a las familias en la libertad con el secuestrado en el cautiverio", explicó Hoyos en una entrevista con Efe en Medellín, donde la comitiva hizo una parada.

Hoyos comenzó con su programa después de que en 1994 fuera secuestrado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC): "fui llevado a las cordilleras y allá llegó el Ejército y en un combate me rescataron, murieron cinco guerrilleros".

A partir de ahí, cumplió la promesa que le hizo a otro rehén, permitir que a través de la radio los cautivos escucharan a sus familias.

"Han pasado más de 16.000 secuestrados (por el programa); y aquí voy a estar hasta que salga el último", dijo Hoyos, al explicar que él es "el único periodista del mundo que está deseando que su programa acabe" porque entonces habrán terminado los secuestros en Colombia.

La producción del programa ha registrado 4.263 secuestrados en Colombia, pero cree que al menos la mitad ya han sido asesinados.

"Lo que hacemos es mantener al secuestrado siempre vigente, constante e inmediata la imagen de la libertad, es una terapia. Si su condición mental no abriga la imagen del regreso, quieren morir", según Hoyos.

El conflicto armado en Colombia es como "un juego de ajedrez" entre el Gobierno y las FARC, y "desafortunadamente en ese juego macabro están las víctimas, que se les va la vida poco a poco en las selvas", agregó.

Según el periodista, en esta guerra "lo humano quedó en un segundo plano y lo político marca la agenda, que no es la condición de los secuestrados, es la negociación, lo político".

La esperanza, prosiguió Hoyos, está en que "la línea dura de las FARC se ha hecho más reflexiva", y además la sociedad civil está jugando un papel importante.

A su juicio, un ejemplo son las gestiones del grupo Colombianos por la Paz, liderado por la senadora opositora Piedad Córdoba, que dieron lugar a las últimas liberaciones de febrero.

"Si la población civil fue efectiva, con esta caravana motorizada fortalecemos esa condición", admitió.

Lo importante, agregó, es que "la sociedad colombiana no entre en el limbo del olvido porque hayan sido liberados los rehenes más importantes, el temor ahora es que se queden los más pobres".

El logro de Hoyos con su cruzada motorizada es que los colombianos se vuelquen con estas víctimas del conflicto y, según avanza la caravana, se aprecian multitud de saludos y banderas.

A su paso se fusiona la petición de libertad colectiva con la curiosidad de la gente al ver motocicletas llamativas, algo inusual en la mayoría de los pueblos de Colombia.

A esta comitiva se van sumando ex secuestrados y familiares de rehenes. En Medellín, el ex senador Oscar Tulio Lizcano, quien se fugó de las FARC en octubre pasado tras ocho años cautivo, se subió el jueves a la Yamaha de Herbin vestido de "motero".

"Herbin me ayudó mucho durante todo mi secuestro; gracias a él escuchaba desde la selva chocoana a mi Margarita (su esposa), ella me mandaba mensajes, aliento, lo único que me permitía vivir", explicó Lizcano a Efe antes de subirse a la moto.

Para Margarita, "Voces del Secuestro" le llenó de fe y esperanza: "Herbin nos acompañó siempre, fue como un miembro más de la familia".

El periodista colombiano, Premio Nacional de Periodismo 2008 y amante del motociclismo, ha hecho de esta cruzada por la libertad otra forma de contar al mundo el drama del secuestro en su país.

Esther Rebollo