Los combates prosiguen en Somalia y las inundaciones aumentan el caos de la guerra

  • Mogadiscio, 21 may (EFE).- Los enfrentamientos entre milicias radicales islámicas y partidarios del Gobierno de Sharif Sheikh Ahmed continuaron hoy en Somalia, mientras las inundaciones causadas por las fuertes lluvias en Mogadicio han aumentado el caos de la guerra y ocasionado más de una decena de víctimas mortales.

Mogadiscio, 21 may (EFE).- Los enfrentamientos entre milicias radicales islámicas y partidarios del Gobierno de Sharif Sheikh Ahmed continuaron hoy en Somalia, mientras las inundaciones causadas por las fuertes lluvias en Mogadicio han aumentado el caos de la guerra y ocasionado más de una decena de víctimas mortales.

De ellas, cinco murieron hoy y otras diez resultaron heridas en los enfrentamientos una milicia pro gubernamental y los radicales islámicos de Al Shabab en la localidad de Mahaday, 120 kilómetros al norte de Mogadiscio, informaron distintas fuentes.

Los rebeldes de Ahlu Sunna wal Jamaca, una formación relativamente moderada que apoya al presidente Sharif Sheikh Ahmed, atacaron anoche la localidad y mataron a cuatro insurgentes de Al Shabab y de sus aliados de Hisb ul Islam, que ocuparon Mahaday el pasado 18 de mayo.

Sheikh Osman Mohamed, comandante de Ahlu Sunna wal Jamaca, dijo a Efe por teléfono que atacaron a los rebeldes "durante la madrugada" y mataron a cuatro de ellos, además de "capturar un vehículo con artillería antiaérea".

Aunque los rebeldes de Hisb ul Islam confirmaron que se produjeron enfrentamientos, desmintieron que sufrieran bajas: "Nos atacaron el jueves por la mañana y se llevaron un vehículo, pero nadie resultó muerto. Los eliminaremos de la región", dijo a Efe el portavoz de Hisb ul Islam, Ismail Haji.

Un residente de Mahaday, que pidió que no se le identificara para proteger su seguridad, dijo a Efe que "la milicia pro gubernamental atacó una base de los guerrilleros y mató a cuatro de ellos, (...) por lo que éstos, a modo de venganza, ejecutaron a un hombre al que acusaron de apoyar a Ahlu Sunna wal Jamaca".

El cuerpo del hombre ejecutado fue mostrado durante varias horas en Mahaday por los milicianos rebeldes durante varias horas esta mañana antes de ser retirado, dijo la fuente.

Por otro lado, 20 kilómetros al sur de Mahaday, los milicianos de Al Shabab saquearon y destruyeron medicamentos, material, equipo humanitario ya las instalaciones de UNICEF en Jowhar, ciudad que ocuparon el 17 de mayo y donde tenía su centro de distribución para el centro y sur de Somalia el organismo de la ONU para la infancia.

Según denunció hoy en un comunicado el representante de UNICEF para Somalia, Christian Balsley-Olesen, los milicianos de Al Shabab, a los que EEUU vincula con Al Qaeda arrasaron sus instalaciones, "destruyeron las vacunas contra la polio y otras enfermedades y se llevaron los alimentos destinados a la población infantil".

"Más de 50.000 menores con desnutrición severa y otros 85.000 con desnutrición moderada se verán afectados por la intervención de Al Shabab, que impedirá poner en marcha la segunda fase de una campaña de salud que pretendía llegar a más de 1,2 millones de niños de menos de cinco años y a 840.000 mujeres", dice el texto.

Los combates en Somalia se han agudizado en las dos últimas semanas hasta el punto de que, el pasado martes, los países de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD) de África Oriental pidieron a la ONU en una reunión en Addis Abeba un bloquea aéreo y naval del país, para evitar la expansión de la violencia.

Por otro lado, en Mogadiscio, donde mas de 140 personas murieron en los combates de días pasado, las lluvias torrenciales caídas durante la pasada noche y la madrugada de hoy han causado la muerte de más de una decena de personas, casi todas niños.

Al menos tres niños murieron al derrumbarse su casa por la lluvia en el distrito de Bondhere y otros tres al llevarse la precaria cabaña en que dormían una riada en el de Daynile, según la emisora local Radio Shabelle.

La misma emisora indicó que en la localidad de Ealsha, a 20 kilómetros de Mogadiscio, fallecieron otras cinco personas.

Miles de casas quedaron anegadas en la capital somalí, lo que ha llevado a que muchas personas hayan tenido que abandonar sus hogares y sumarse a las 45.000 personas huidas de Mogadiscio por los combates de las pasadas semanas.

"Esto es lluvia y nos causa daño, pero peor es el dolor de la guerra. Si Dios quiere, conseguiremos salir de estos problemas" dijo a Efe Ay Addeey Madkeer, 89 años, que buscaba refugio del agua en Mogadiscio.