Mueren 16 supuestos talibanes en combates en el este afgano

  • Kabul, 9 may (EFE).- Al menos 16 supuestos talibanes han muerto en combates librados contra las fuerzas de seguridad afganas y las tropas internacionales en la provincia de Paktia, en el este de Afganistán, informó hoy a Efe una fuente oficial.

Mueren 16 supuestos talibanes en combates en el este afgano

Mueren 16 supuestos talibanes en combates en el este afgano

Kabul, 9 may (EFE).- Al menos 16 supuestos talibanes han muerto en combates librados contra las fuerzas de seguridad afganas y las tropas internacionales en la provincia de Paktia, en el este de Afganistán, informó hoy a Efe una fuente oficial.

El portavoz del gobernador provincial, Rohullah Samoon, explicó que un grupo de insurgentes atacó anoche un puesto policial en la zona de Ahmadkhel.

Las fuerzas de seguridad respondieron al ataque y pidieron apoyo a las tropas de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), bajo mando de la OTAN, que lanzaron una ofensiva aérea.

Según Samoon, la operación por tierra y aire causó la muerte de 16 talibanes y heridas a cuatro agentes policiales.

En la provincia meridional de Zabul, al menos dos soldados afganos murieron hoy y uno más resultó herido a causa de la explosión de una bomba colocada en una carretera.

El herido fue trasladado a un centro hospitalario y se encuentra estable, según un comunicado del Ministerio de Defensa.

Además, la ISAF informó hoy de la muerte de tres supuestos insurgentes en un bombardeo aéreo de sus tropas en Helmand, también en el sur afgano.

Según un comunicado, los soldados de la Alianza Atlántica identificaron a tres insurgentes que intentaban colocar un artefacto explosivo en una carretera en el distrito de Lashkar Gar el pasado jueves.

Los militares se aseguraron de que no hubiera civiles en los alrededores y lanzaron una ofensiva aérea "de precisión" en la que los insurgentes perdieron la vida, según la versión militar.

Los combates entre las tropas afganas e internacionales y los insurgentes son frecuentes en las provincias meridionales de Afganistán, principales feudos de los talibanes, aunque en el último año han intensificado su presencia en el este del país.