Procesan a secretario jurídico de la Presidencia colombiana

  • Bogotá, 22 abr (EFE).- El secretario jurídico de la Presidencia colombiana, Edmundo del Castillo, deberá comparecer en un proceso disciplinario por haber recibido en la sede del Ejecutivo a dos enviados de un ex jefe paramilitar extraditado luego a Estados Unidos, anunció hoy en Bogotá la Procuraduría General.

Bogotá, 22 abr (EFE).- El secretario jurídico de la Presidencia colombiana, Edmundo del Castillo, deberá comparecer en un proceso disciplinario por haber recibido en la sede del Ejecutivo a dos enviados de un ex jefe paramilitar extraditado luego a Estados Unidos, anunció hoy en Bogotá la Procuraduría General.

El procurador general, Alejandro Ordóñez, dijo en una reunión con la prensa que su despacho decidió presentar "pliego de cargos" (acusación) contra Del Castillo.

La decisión supone la apertura de una causa formal contra el funcionario, quien previamente había sido vinculado con una indagación preliminar junto al secretario presidencial de prensa, César Mauricio Velásquez, quien fue separado del proceso formal.

La investigación previa contra Del Castillo y Velásquez fue abierta el pasado 1 de septiembre por el procurador de entonces, Edgardo Maya, en respuesta a una solicitud del presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Francisco Javier Ricaurte.

El magistrado presentó la petición en medio de un escándalo desatado por publicaciones periodísticas sobre una visita hecha a la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo) por el ex paramilitar Antonio López y el abogado Diego Álvarez, defensor de "Don Berna", alias de Diego Fernando Murillo, antiguo mando ultraderechista extraditado a Estados Unidos.

López y Álvarez fueron recibidos el 28 de abril pasado en el palacio presidencial por Del Castillo y Velásquez para una cita a la que también concurrió el ex gobernador del Cauca (suroeste) César Negret Mosquera.

Los funcionarios explicaron posteriormente que la cita tenía como fin recibir pruebas de ambos sobre un supuesto complot de la CSJ contra el presidente Álvaro Uribe.

Dos semanas después de la reunión Uribe extraditó a Estados Unidos a Murillo y a otros trece ex mandos de las AUC, todos ellos acusados por narcotráfico, lavado de activos y financiación al terrorismo.

Mientras, unos sicarios mataron a mediados de 2008 a López, que era conocido con el alias de "Job" y que en el pasado fue responsable político del Bloque Cacique Nutibara (BCN) de la disuelta organización Autodefensas Unidas de Colombia (AUC).