Siete muertos, ocho heridos y seis desaparecidos dejan duros ataques de las FARC

  • Bogotá, 24 mar (EFE).- Siete militares y policías murieron, ocho resultaron heridos y seis fueron reportados como desaparecidos en dos de los peores ataques de las FARC durante este mes de marzo, cuando se ha intensificado la actividad guerrillera en vísperas del primer aniversario de la muerte de su fundador, "Tirofijo".

Bogotá, 24 mar (EFE).- Siete militares y policías murieron, ocho resultaron heridos y seis fueron reportados como desaparecidos en dos de los peores ataques de las FARC durante este mes de marzo, cuando se ha intensificado la actividad guerrillera en vísperas del primer aniversario de la muerte de su fundador, "Tirofijo".

Estos asaltos se registraron ayer en un paraje del departamento selvático del Guaviare (sur) y en una aldea de la localidad de Santa Rosa del Sur (norte), informaron hoy fuentes oficiales en Bogotá.

Al menos dos insurgentes murieron en combates previos a la emboscada que las FARC tendieron a la fuerza pública en el Guaviare, en lo que ya se conoce como "Marzo Negro".

El ministro colombiano de Defensa, Juan Manuel Santos, dio hoy en una reunión con la prensa en Bogotá detalles de la acción rebelde de más envergadura, la del Guaviare, región en la que las FARC mantuvieron durante años a los rehenes más prominentes de un grupo de secuestrados que pretenden canjear por insurgentes presos.

Versiones periodísticas previas habían advertido de la desaparición en Puerto Cachicano de 25 militares de un batallón de contraguerrillas de la Fuerza de Tarea Conjunta Omega, creada para perseguir al mando central rebelde, tras un bombardeo a una base insurgente.

Pero Santos explicó después que cuatro miembros de ese batallón murieron, uno resultó heridos y de otros seis se desconoce el paradero.

Primero, relató el ministro, los soldados mataron en un ataque militar a dos guerrilleros e hirieron a uno más, el jefe del Frente 16 de las FARC, "Cadete", sucesor del "Negro Acacio", muerto hace más de un año en otro asalto aéreo.

El comandante de las Fuerzas Militares, el general Freddy Padilla, detalló que la reacción guerrillera se produjo cuando las tropas aseguraban el ingreso de los funcionarios judiciales que debían hacer el levantamiento legal de los cadáveres de los insurgentes.

"Los efectivos militares fueron atacados con fuego nutrido de mortero, obligándolos a dispersarse", dijo el oficial, para señalar que en el ataque murieron cuatro soldados y uno más resultó herido.

Padilla agregó que "hasta el momento no se ha logrado restablecer comunicación con un teniente y cinco soldados profesionales".

Los otros integrantes de la unidad se encuentran ilesos y a salvo, dijo el general, que ratificó que "las tropas continuarán, con decisión y compromiso, cumpliendo la misión constitucional de garantizar la paz y la seguridad en el territorio nacional".

En la acción de Santa Rosa del Sur, las FARC y el ELN mataron a tres policías e hirieron a otros siete durante un asalto conjunto contra un puesto de policía del cercano caserío de Buenavista, en la noche de ayer.

Los guerrilleros acrecentaron sus acciones a mediados de este mes para conmemorar la muerte del máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), "Manuel Marulanda" o "Tirofijo", alias de Pedro Antonio Marín, que se cumple este jueves.

La ofensiva rebelde comenzó a mediados de marzo cuando las FARC volaron un acueducto en el Departamento del Meta y dejaron sin agua a la ciudad de Villavicencio (centro) durante más de una semana.

El 18 de marzo prosiguieron con el incendio de seis camiones articulados en la zona rural de Tibú, localidad de la frontera nordeste con Venezuela.

Desde entonces, han cometido otros sabotajes contra medios de transporte e infraestructuras de carreteras en esa misma región y en un tramo de la llamada Vía Panamericana, que atraviesa el país de norte a sur y se adentra en Ecuador.

En este lapso, la policía colombiana ha interceptado dos automóviles-bomba, uno de ellos en Pasto, capital de Nariño, departamento de esa misma región limítrofe, y otro en una zona rural del suroeste.

Las autoridades creen que el primero iba a ser utilizado para un atentado contra el edificio de la gobernación departamental y el segundo, para destruir un puente de la carretera que une los departamentos del Huila y el Caquetá.

"La Fuerza Pública está preparada para el famoso 'Marzo Negro' y (para) cualquier tipo de acción que la guerrilla quiera hacer contra la población colombiana", dijo el ministro de Defensa.

Pese a los dos fuertes ataques perpetrados ayer, Santos restó importancia al plan de los guerrilleros, quienes en marzo de 2008 perdieron a otros dos miembros de su Secretariado (mando central), además de "Marulanda", quien al parecer pereció víctima de una crisis cardíaca a los 78 años de edad.

El primero de ellos fue "Raúl Reyes", segundo al mando y portavoz internacional de las FARC, abatido el 1 de ese mes durante un bombardeo colombiano a su campamento instalado en las selvas del norte ecuatoriano.

Días después, el jefe del bloque oeste de la organización, "Iván Ríos", murió a manos del responsable de su seguridad, "Rojas", quien se entregó a las autoridades con la mano derecha del líder insurgente, que había cercenado para presentarla como prueba del crimen.