Un informe culpa a Israel de crímenes de guerra en la ofensiva contra Gaza por la muerte de 313 niños

  • Jerusalén, 14 may (EFE).- El Ejército israelí cometió crímenes de guerra en su última ofensiva en Gaza al lanzar "ataques indiscriminados" que mataron a 313 niños, sobre todo en sus casas o cerca de ellas, denunció hoy una ONG palestina en un informe.

Un informe culpa a Israel de crímenes de guerra en la ofensiva contra Gaza por la muerte de 313 niños

Un informe culpa a Israel de crímenes de guerra en la ofensiva contra Gaza por la muerte de 313 niños

Jerusalén, 14 may (EFE).- El Ejército israelí cometió crímenes de guerra en su última ofensiva en Gaza al lanzar "ataques indiscriminados" que mataron a 313 niños, sobre todo en sus casas o cerca de ellas, denunció hoy una ONG palestina en un informe.

El estudio, del Centro Palestino para los Derechos Humanos (PCHR, en sus siglas en inglés), incluye un listado de los 313 palestinos menores de 18 años del total de 1.414 que perdieron la vida en la operación israelí en Gaza de diciembre y enero pasados.

La "inmensa mayoría" pereció cuando se encontraba en sus casas o cerca de ellas en "zonas residenciales densamente pobladas de Gaza capital y el norte de la franja", agrega el informe, titulado "Crímenes de guerra contra niños".

"Las constantes afirmaciones del Gobierno de Israel de que sus fuerzas actuaron dentro de los parámetros del Derecho Internacional no resisten el examen de los hechos", señala el texto.

El estudio recuerda que los niños "también se benefician de todas las cláusulas relativas al tratamiento de personas protegidas bajo la Cuarta Convención de Ginebra", que "Israel violó a lo largo de su ofensiva al no tomar precauciones en los ataques o distinguir entre civiles y combatientes u objetivos militares".

Casi tres cuartas partes de los niños murieron a consecuencia de bombardeos o el impacto de proyectiles, entre ellos misiles guiados.

Al menos una quinta parte lo hizo por disparos de artillería, un 5% por disparos de balas y un 1,5 por ciento por fósforo blanco, cuyo uso en zonas muy pobladas está implícitamente prohibido en las leyes de guerra, destaca el PCHR.

Por edades, un 15% de los niños muertos eran menores de cinco años, un 23 por ciento tenían entre cinco y diez años y el 62 por ciento restante entre once y diecisiete.

En cuanto al sexo, un 69 por ciento eran varones y un 31 por ciento niñas.

El PCHR presenta trece casos de estudio, como el de los doce niños de la familia al-Dayah que murieron en su hogar de la ciudad de Gaza por un ataque aéreo; los seis que perdieron la vida en casa junto a su madre, Manal al-Battran, en el campo de refugiados de al-Bureij o los cuatro que perecieron cuando un proyectil impactó en el domicilio de los Salha en Yabalia.

La ONG deja fuera del cómputo a siete menores palestinos muertos como milicianos, así como reitera su condena al empleo de niños para el combate armado y pide a las milicias palestinas que "pongan fin a este abuso".

El informe dedica dos apartados a consecuencias menos conocidas de la ofensiva: los heridos y los traumas psicológicos en menores.

En cuanto al primer punto, cifra en 1.606 el número de menores heridos, un tercio del total, en algunos casos "con horribles minusvalías, heridas en la cabeza y la espina dorsal, desfiguración facial, quemaduras y amputaciones".

Respecto al impacto psicológico, el PCHR recurre a datos del Programa de Salud Mental del Área de Gaza para subrayar que, durante la ofensiva, un 89% de los niños presenció la destrucción de hogares, un 65% fue forzado a evacuar sus casas y un 55% recibió la noticia de la muerte de un familiar o allegado.

El pasado abril, tras una investigación interna, el Ejército israelí concluyó que el número de total de muertos palestinos fue de 1.166, de los que 709 eran milicianos de Hamás o la Yihad Islámica, 162 eran "hombres de entre 16 y 45 años cuya conexión con Hamás no está clara" y 295 eran civiles.