Una ONG israelí denuncia el aumento de las órdenes de demolición de casas palestinas en Jerusalén

  • Jerusalén, 19 may (EFE).- El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha dado un empujón a la demolición de casas palestinas, con más de mil órdenes de derribo en la parte este de la ciudad este año, denunció hoy la Asociación por los Derechos Civiles en Israel (ACRI).

Jerusalén, 19 may (EFE).- El alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, ha dado un empujón a la demolición de casas palestinas, con más de mil órdenes de derribo en la parte este de la ciudad este año, denunció hoy la Asociación por los Derechos Civiles en Israel (ACRI).

Barkat, quien accedió a la alcaldía de la ciudad santa en diciembre, ha incumplido su promesa electoral de poner fin a la discriminación de los residentes palestinos, que suponen un tercio del total, apunta el documento.

"El nuevo alcalde no es muy diferente de su antecesor (el ultra-ortodoxo Uri Lupoliansky). Lo que vemos es discriminación, aumento de los asentamientos y ninguna solución real al problema de la planificación urbanística", indicó hoy Tali Nir, abogada de ACRI, durante la presentación del informe en Jerusalén.

Barkat ha firmado 34 de los 1.052 órdenes de demolición entregadas a las familias de Jerusalén Este en 2009, mientras que el resto han sido emitidas por un juez a petición del Ayuntamiento.

"El alto número de órdenes nos hace pensar que 2009 acabará con bastantes más demoliciones que el pasado año", pese a que los primeros cinco meses muestran una tendencia a la baja (23 casas echadas abajo frente a las 120 de todo 2008), señala Nasrat Dakwar, del departamento legal de la organización.

El nuevo regidor, un derechista secular, ha tomado otras dos decisiones en el ámbito de las demoliciones que van un paso más allá de las políticas de Lupoliansky, señala el informe, difundido en vísperas del Día de Jerusalén, que conmemora este jueves la "reunificación" de la ciudad, es decir, la captura por Israel de la parte este en la Guerra de los Seis Días de 1967.

En primer lugar, Barkat ha retomado los derribos en las localidades palestinas que están en el perímetro municipal de Jerusalén, pero quedan al este del muro de separación israelí.

Además, ha anunciado la reanudación de los derribos en zonas "especialmente sensibles", como el barrio Al-Bustan, foco de conflicto entre sus residentes y Elad, organización cuyo objetivo declarado es promover colonias judías en Jerusalén Oriental.

ACRI acusa asimismo al alcalde de haber presentado un plan ineficaz para atajar el problema de la planificación inmobiliaria, que supone que un 40% de las familias palestinas de Jerusalén Este vivan en casas sin licencia de construcción.

El proyecto contempla la construcción de 13.500 casas en la parte árabe de la ciudad antes de 2030, pero -subraya la ONG- "para entonces los residentes de la parte este necesitarán cinco veces más viviendas de lo propuesto en el plan" porque habrán duplicado su número, hasta sumar 524.000.

Además, las zonas destinadas para la edificación están "en barrios del extrarradio norte y sur", de forma que "se pudieran ceder fácilmente en un eventual acuerdo de paz", puntualizó Nir en la presentación.

En este sentido, el director general del Instituto Jerusalén de Estudios de Israel, Israel Kimchi, dijo ayer que los palestinos equipararán en número a los judíos en la ciudad en 2035, informa hoy el diario "Haaretz".

ACRI pide a Barkat que ponga punto final a las "políticas discriminatorias de planificación" aplicadas durante los 42 años de ocupación israelí de Jerusalén Este, en comparación con la laxitud que muestran las autoridades con los colonos judíos en cuanto a demoliciones, terrenos edificables y trámites burocráticos para lograr un permiso de construcción.

La Alcaldía de Jerusalén ha calificado el informe de ACRI de "sesgado, falaz y lleno de desinformación".

"Intentar culpar a Barkat, que lleva menos de seis meses en el cargo, de los errores del Gobierno y del Ayuntamiento en cuarenta años es populismo", recalcó el consistorio en un comunicado.