Uribe asciende al rango de general a un policía secuestrado por las FARC

  • Bogotá, 11 may (EFE).- El oficial de la Policía colombiana Luis Mendieta, rehén de las FARC desde hace más de 10 años y medio, fue ascendido hoy al grado de general por parte del presidente Álvaro Uribe, que exhortó al Ejército a rescatar a todos los secuestrados.

Uribe asciende al rango de general a un policía secuestrado por las FARC

Uribe asciende al rango de general a un policía secuestrado por las FARC

Uribe asciende al rango de general a un policía secuestrado por las FARC

Uribe asciende al rango de general a un policía secuestrado por las FARC

Bogotá, 11 may (EFE).- El oficial de la Policía colombiana Luis Mendieta, rehén de las FARC desde hace más de 10 años y medio, fue ascendido hoy al grado de general por parte del presidente Álvaro Uribe, que exhortó al Ejército a rescatar a todos los secuestrados.

En una ceremonia realizada en la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá, se le otorgó el máximo rango a Mendieta, el oficial más antiguo dentro de esa fuerza armada, incluso por encima del actual director, general Óscar Naranjo.

Su esposa, María Teresa Paredes, y sus dos hijos, Jenny Estefani y José Luis, recibieron de manos de Uribe las insignias que acreditan a su padre como general de la Policía.

Mendieta fue secuestrado en la toma de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) a la ciudad de Mitú el 1 de noviembre de 1998, cuando oficiaba como comandante de la Policía de esa ciudad, capital del departamento de Vaupés.

"Se asciende al grado de mayor general a Luis Herlindo Mendieta, secuestrado por el grupo terrorista de las FARC desde la toma de Mitú. Entregamos ese ascenso a su señora, a sus hijos y a toda su familia", dijo el mandatario.

A la espera de la libertad de Mendieta, su familia tiene guardados los regalos de las navidades, cumpleaños, celebraciones y grados de colegio y universidad de sus hijos, que lo vieron por última vez cuando eran unos niños.

Uribe exhortó a las Fuerzas Armadas a incrementar los operativos para rescatar a los 22 militares y policías que permanecen cautivos por los rebeldes y aseguró que el Ejército está buscando los sitios donde permanecen secuestrados.

El jefe de Estado indicó, sobre la anunciada liberación por parte de las FARC del cabo del Ejército Pablo Moncayo, que no permitirá propaganda política y que sólo se autorizará al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y a la Iglesia católica para participar en la misión humanitaria para recibirlo.

"Reiteramos nuestra voluntad de que la Cruz Roja Internacional, sin obstaculizaciones de parte de nuestros operativos militares, se haga presente con la Iglesia católica" en donde las FARC digan "para proceder a recibir al cabo Moncayo", añadió Uribe.

Asimismo, indicó que no permitirá que haya "maniobras" de los rebeldes para engañar a los colombianos "con la oferta de la torturante liberación gota a gota y se refuercen a través del propagandismo".

Las FARC han exigido la presencia de la congresista de oposición Piedad Córdoba, una de las principales voces críticas de Uribe, en el operativo de liberación de Moncayo, cautivo desde hace más de once años.

La senadora ha participado en la liberación de unos 12 secuestrados que las FARC ha entregado de manera unilateral, pero el Gobierno decidió suspender su mediación en la entrega de Moncayo.

"No podemos permitir ahora que las FARC le den otra oportunidad de vestirse con el ropaje humanitario a quienes en la conciencia de los colombianos están incursos en la 'Farcpolítica'", dijo el mandatario.

El asalto rebelde a Mitú dejó 43 muertos, entre militares, policías y civiles, así como 47 efectivos heridos y 61 secuestrados.

Cerca de un millar de guerrilleros dirigidos por el jefe militar de las FARC, Jorge Briceño (alias "Mono Jojoy"), participaron en el ataque, el primero y único de esta guerrilla sobre una capital departamental y uno de los más devastadores en el casi medio siglo de historia del conflicto interno.

Mendieta hace parte de una lista de 22 policías y militares secuestrados que esa guerrilla quiere canjear por sus rebeldes presos.