EE.UU. se reunirá mañana con Surcorea y Japón para realizar consultas sobre Pyongyang

  • Washington, 26 mar (EFE).- Representantes del Gobierno de EE.UU. se reunirán mañana en Washington con una delegación de Corea del Sur y Japón para hablar de Corea del Norte, en un momento de especial tensión por los planes de Pyongyang de lanzar un cohete.

EE.UU. se reunirá mañana con Surcorea y Japón para realizar consultas sobre Pyongyang

EE.UU. se reunirá mañana con Surcorea y Japón para realizar consultas sobre Pyongyang

Washington, 26 mar (EFE).- Representantes del Gobierno de EE.UU. se reunirán mañana en Washington con una delegación de Corea del Sur y Japón para hablar de Corea del Norte, en un momento de especial tensión por los planes de Pyongyang de lanzar un cohete.

Según informaron a Efe fuentes del Departamento de Estado, en el encuentro participará, por parte de EE.UU., el representante especial para Corea del Norte, Stephen Bosworth, y el negociador Sung Kim, que participa en las conversaciones a seis bandas (EE.UU., China, Rusia, Japón, Corea del Sur y Corea del Norte).

Rusia y China no estarán presentes en la cita de mañana, cuyo formato todavía no ha sido detallado, pero se prevé que haya primero reuniones bilaterales y, posteriormente, un posible encuentro informal de las tres partes, informó a Efe Andy Laine, del Departamento de Estado.

Por parte de Seúl asistirá el negociador nuclear de Corea del Sur, Wi Sung-Lak, mientras que por Japón acudirá el enviado nuclear de ese país, Akitaka Saiki, señaló la misma fuente.

El encuentro servirá para "consultar" a los otros dos países sobre Corea del Norte, destacó Laine.

El portavoz no quiso concretar los asuntos que tratarán Bosworth y Sung Kim con sus homólogos de Corea del Sur y Japón en la reunión.

La cita, no obstante, se producirá en un momento de especial tensión entre Corea del Norte y la comunidad internacional, ante el anuncio de Pyongyang de que lanzará un cohete en los próximos días.

Pyongyang ha explicado que el cohete portará un satélite de comunicaciones, pero EE.UU. y otros aliados temen que el lanzamiento consista en una prueba de un misil, por lo que le han advertido que le acarreará sanciones y más aislamiento.

Fuentes surcoreanas, estadounidenses y japonesas afirmaron hoy que el cohete está ya colocado en su lanzadera en la base de Musudanri, al norte del país comunista, y que llevará cuatro días llenarlo de combustible.

El régimen estalinista anunció que lanzará un satélite de comunicaciones entre el 4 y el 8 de abril, pero expertos de Corea del Sur creen que será un misil "Taepodong-2", con un alcance de hasta 6.000 kilómetros y que, por tanto, podría llegar al oeste de Alaska (EE.UU).

Según fuentes surcoreanas citadas hoy por la agencia local Yonhap, Corea del Norte colocó el martes en la rampa de lanzamiento lo que parece un misil de largo alcance.

Seúl, Tokio y Washington han alertado que, aunque se trate de un satélite, Pyongyang probaría su capacidad de disparar un misil de largo alcance, pues la tecnología es similar.

Esos tres países han calificado el lanzamiento de "provocación" y han avisado que le acarrearía sanciones de las Naciones Unidas por violar la resolución 1718 que le impide llevar a cabo pruebas con misiles.

La trayectoria del cohete, según ha desvelado la propia Corea del Norte a los organismos internacionales encargados de la seguridad marítima y aérea, cruzará el Mar de Japón (Mar del Este) y parte del Pacífico, en caso de que sea exitosa.

Ante el posible lanzamiento, Corea del Sur se prepara para enviar un buque de guerra equipado con el sistema antimisiles Aegis al Mar del Este (Mar de Japón) para vigilar las actividades del cohete norcoreano.

Dos destructores estadounidenses permanecen en la zona tras unas recientes maniobras militares conjuntas con Corea del Sur y cerca se encuentra otro barco japonés de similares características.

De momento, las naciones del diálogo a seis bandas se limitan a efectuar consultas mutuas, dado que las conversaciones nucleares, que se iniciaron bajo el anterior Gobierno de EE.UU., se encuentran estancadas desde que en diciembre Corea del Norte se negó a firmar un protocolo de verificación.