El PKK decide prolongar su "alto el fuego defensivo" hasta el 1 de junio

  • Estambul, 13 abr (EFE).- El grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) afirmó hoy que prolongará su 'alto el fuego defensivo' hasta el 1 de junio, según informó la agencia Firat, cercana a esta organización ilegal.

El PKK decide prolongar su "alto el fuego defensivo" hasta el 1 de junio

El PKK decide prolongar su "alto el fuego defensivo" hasta el 1 de junio

Estambul, 13 abr (EFE).- El grupo armado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) afirmó hoy que prolongará su 'alto el fuego defensivo' hasta el 1 de junio, según informó la agencia Firat, cercana a esta organización ilegal.

El PKK ha decidido así extender su alto el fuego, declarado previamente hasta el 29 de marzo.

De acuerdo a las tácticas del PKK, este tipo de alto el fuego se refiere a los ataques directos, pero no las acciones armadas con supuesto carácter defensivo.

Con todo, el comunicado de la organización -considerada terrorista por Turquía, la UE y EEUU-, reconoce que "por primera vez se ha establecido la opinión de que es posible poder entrar en un proceso de resolución del problema kurdo sin violencia".

Sin embargo, el PKK se queja de que el ejército turco no ha atendido el alto el fuego, sino que ha incrementado sus operaciones.

El gobierno turco no reconoce ningún alto el fuego del PKK, pues los considera engañosos, y se niega a dialogar con una organización terrorista, aunque en los medios de comunicación turcos se debate desde hace meses si se dan las circunstancia para una amnistía general a los militantes kurdos.

Por otro lado, la llamada 'Operación de Primavera' del ejército turco comenzó la semana pasada con un incremento de tropas, apoyadas por helicópteros, en las provincias de Sirnak y Tünceli, donde se han concentrado hasta 5.000 soldados, según el diario 'Sabah'.

Durante el pasado fin de semana, en los combates entre el ejército y el PKK murieron dos soldados turcos y siete militantes del grupo armado kurdo, según fuentes militares turcas.

El PKK se levantó en armas en 1984 para exigir la independencia de los 12 millones de kurdos que viven en Turquía y desde entonces más de 40.000 personas han muerto en una guerra no declarada entre los rebeldes kurdos y las fuerzas de seguridad turcas.