El sector agrario argentino presiona para ser convocado a dialogar con el Gobierno

  • Buenos Aires, 18 feb (EFE).- El sector agrario argentino advirtió hoy que son "preocupantes" las "dilaciones inexplicables" del Ejecutivo para convocar a una reunión para dialogar sobre la crisis del campo, que en 2008 mantuvo un duro conflicto con el Gobierno.

El sector agrario argentino presiona para ser convocado a dialogar con el Gobierno

El sector agrario argentino presiona para ser convocado a dialogar con el Gobierno

Buenos Aires, 18 feb (EFE).- El sector agrario argentino advirtió hoy que son "preocupantes" las "dilaciones inexplicables" del Ejecutivo para convocar a una reunión para dialogar sobre la crisis del campo, que en 2008 mantuvo un duro conflicto con el Gobierno.

"El Poder Ejecutivo continúa dilatando inexplicablemente la creación de un ámbito específico en donde avanzar en las medidas necesarias para amortiguar la crisis que sufre la economía en general y el sector productivo en particular", indicó un comunicado divulgado hoy por las patronales agrarias.

Portavoces oficiales habían asegurado días atrás que la presidenta argentina, Cristina Fernández, analizaba convocar esta semana al sector a una reunión, luego de que las cuatro entidades que representan a los productores rurales del país resolvieron postergar su regreso a las protestas contra el Gobierno.

Sin embargo, la Confederación Intercooperativa Agropecuaria (Coninagro), la Federación Agraria Argentina (FAA), las Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y la Sociedad Rural Argentina (SRA) dijeron hoy que no recibieron ningún llamado del Gobierno aún.

Además, ratificaron la convocatoria a una "concentración" el próximo viernes en Leones, en la provincia de Córdoba (centro).

"La gravedad de la crisis no permite más dilaciones inexplicables", señaló el comunicado de las cuatro entidades, que representan a unos 290.000 productores y cuyos dirigentes mantuvieron hoy una reunión para analizar la situación.

El conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario estalló en marzo de 2008, cuando el Ejecutivo subió los impuestos a las exportaciones de granos, lo que derivó en múltiples protestas de productores, bloqueos de carreteras y desabastecimiento de alimentos, además de en problemas en varios sectores económicos.

El Senado anuló el criticado esquema impositivo en julio del año pasado, aunque la controversia se mantiene vigente, agravada por la sequía que azota al país, la peor en los últimos 50 años.

Los dirigentes agropecuarios resolvieron el jueves pasado suspender de momento la huelga comercial que planeaban convocar para esta semana, luego de que Fernández hiciera en un acto público un vehemente llamado a todos los sectores sociales para que colaboren con el desarrollo del país.

Argentina es el primer exportador mundial de girasol, el segundo de maíz, el tercero de soja y el cuarto de trigo, y ocupa también puestos de relevancia en el comercio global de derivados (aceites y harinas) de estos granos.