Rusia rechaza cualquier implicación en el fallido motín militar en Georgia

  • Moscú, 5 may (EFE).- Las autoridades rusas rechazaron las acusaciones del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, sobre la implicación de Rusia en el motín de un batallón de blindados sofocado hoy a 30 kilómetros de Tiflis.

Moscú, 5 may (EFE).- Las autoridades rusas rechazaron las acusaciones del presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, sobre la implicación de Rusia en el motín de un batallón de blindados sofocado hoy a 30 kilómetros de Tiflis.

"Rusia no se entromete por principio en los asuntos internos de Georgia", declaró la Cancillería rusa, que tachó de "absurdas" las suposiciones de que Rusia podría estar intentando "derrocar" al Gobierno de Saakashvili utilizando al Ejército georgiano.

El viceministro de Exteriores ruso, Grigori Karasin, calificó de "delirantes" las acusaciones de Tiflis y denunció a su vez que "la dirección georgiana intenta culpar de sus problemas internos a Rusia y a las Fuerzas Armadas rusas".

El presidente georgiano advirtió hoy a Rusia de que se "abstenga de acciones provocadoras", tras denunciar que Moscú en las últimas semanas ha triplicado sus tropas junto a las fronteras de Georgia y ha movilizado su flota del mar Negro.

"Se trata de un paso provocador y peligroso, para que, en caso de desordenes en la capital georgiana, emprender acciones dirigidas contra la soberanía y la integración euro-atlántica y europea de Georgia", afirmó Saakashvili.

Subrayó que el motín ocurrió justo en la víspera del comienzo de unas maniobras de la OTAN en territorio georgiano, a las que Rusia se opone, y de la cumbre de la Unión Europea en Praga para poner en marcha un nuevo programa comunitario Asociación del Este, de acercamiento a los países ex soviéticos, incluida Georgia.

Sin embargo, Karasin replicó que "las últimas acusaciones presentadas a Rusia solo demuestran su imaginación enfermiza y la actitud irresponsable de los dirigentes georgianos".

"Nosotros nos enteramos de lo que ocurre en Georgia por los norteamericanos, que nos avisaron por los canales diplomáticos", dijo el viceministro a la agencia Interfax.

Más duro, un portavoz de la Presidencia rusa preguntado por la agencia oficial Itar-Tass sobre la reacción del Kremlin a las acusaciones de Saakashvili, respondió escuetamente: "Que se vaya médico".

El portavoz de Rusia ante la OTAN, Dmitri Rogozin, desmintió asimismo cualquier implicación de su país en los sucesos georgianos y tachó de "ridículas y absolutamente infundadas" las afirmaciones de Tiflis.

"Poco a poco, empezamos a acostumbrarnos a las delirantes acusaciones de las autoridades políticas y militares de Georgia de que si hay granizo o tormenta, la culpa es de Moscú", ironizó Rogozin en declaraciones desde Bruselas a la radio "Eco de Moscú".