Una ONG acusa a Hamás de la muerte de al menos 32 oponentes y colaboracionistas

  • Jerusalén, 20 abr (EFE).- La organización Human Rights Watch (HRW) acusó hoy al movimiento islamista Hamás, que controla Gaza, de haber matado al menos a 32 oponentes políticos y colaboracionistas durante la ofensiva israelí de diciembre y enero en la franja.

Una ONG acusa a Hamás de la muerte de al menos 32 oponentes y colaboracionistas

Una ONG acusa a Hamás de la muerte de al menos 32 oponentes y colaboracionistas

Jerusalén, 20 abr (EFE).- La organización Human Rights Watch (HRW) acusó hoy al movimiento islamista Hamás, que controla Gaza, de haber matado al menos a 32 oponentes políticos y colaboracionistas durante la ofensiva israelí de diciembre y enero en la franja.

En un informe de 26 páginas, HRW responsabiliza a Hamás de 18 ejecuciones sumarias -principalmente sospechosos de colaborar con Israel- durante el ataque a Gaza, que dejó 1.400 palestinos muertos, en su mayoría civiles, entre el 27 de diciembre y el 18 de enero pasados.

Los presuntamente ejecutados eran en su mayoría palestinos que habían escapado de la principal prisión de Gaza cuando la aviación israelí la bombardeó y que fueron "atrapados y tiroteados" por "hombres armados que se cree pertenecían a Hamás", se afirma en el texto.

"Durante el ataque israelí a Gaza, Hamás actuó violentamente contra sus oponentes políticos y contra aquellos señalados como colaboradores con las fuerzas israelíes", indicó en un comunicado Joe Stork, vice-director de la división de Oriente Medio y Norte de África de la organización.

"La Policía de Gaza estaba entre los blancos de las fuerzas israelíes, en ocasiones de forma aparentemente ilícita, pero eso no justifica el aparente uso hecho por Hamás de la ejecución sumaria", apostilló Stork, antes de recordar que los "ataques y asesinatos han continuado" tras el fin de la citada ofensiva.

Según la ONG, en los tres meses posteriores al ataque, hombres de Hamás han quitado la vida a otros 14 opositores o colaboracionistas, al menos cuatro de ellos mientras se encontraban detenidos.

"Arrestos y detenciones arbitrarias, tortura, mutilaciones por disparos y ejecuciones extrajudiciales por presuntos miembros de las fuerzas de seguridad de Hamás" es el "patrón" de los últimos meses en Gaza, señala el documento, basado en entrevistas con víctimas y testigos en Gaza, así como en casos denunciados por organizaciones de derechos humanos palestinos.

En su informe, Human Rights Watch pide a las autoridades de Hamás que pongan fin a estas prácticas y que lleven ante la justicia a los responsables, algo que sólo ha hecho en dos ocasiones, mientras que se ha abierto una investigación sobre otros dos casos.

"Cuatro investigaciones para 32 muertes no es suficiente", puntualizó Stork.

Un portavoz de Hamás, Fawzi Barhum, refutó en una declaración las conclusiones del informe por considerarlo "precipitado, injusto y falto de equilibro y transparencia".

Barhum considera que HRW no refleja en su texto "el verdadero motivo tras el caos" durante la ofensiva, que fue el "bombardeo de la ocupación (israelí) de las bases de las fuerzas de seguridad y de la prisión donde se encontraban numerosos presos criminales".

Además, lamentó que el investigador de la ONG con quien se reunió durante la preparación del informe escribiera luego tan sólo "unas pocas palabras" del conjunto de la entrevista, "a diferencia de lo que hizo" con quienes denunciaron los presuntos atropellos.

El movimiento islamista controla Gaza desde que en junio de 2007 expulsó en seis días de enfrentamientos a las fuerzas leales al presidente palestino y líder de Al-Fatah, Mahmud Abás.

Desde entonces, tanto Hamás en Gaza como Al-Fatah en Cisjordania han "efectuado arrestos arbitrarios de los simpatizantes del otro movimiento y sometido a los detenidos a torturas y maltratos", apunta HRW.

La organización con sede en Nueva York denuncia también el "aumento de las medidas represivas contra miembros y simpatizantes de Hamás" por la Autoridad Nacional Palestina (ANP), controlada por Al-Fatah, durante y tras la ofensiva israelí.

Entre el 28 de diciembre y el 28 de febrero, las organizaciones palestinas de derechos humanos han registrado 31 denuncias de residentes en Cisjordania por torturas efectuadas por las fuerzas del orden de la ANP, así como una muerte en custodia y la "detención arbitraria" de dos periodistas de una televisión privada considerada próxima a Hamás, apunta.

En este sentido, Stork critica a los "gobiernos occidentales que apoyan y financian a las autoridades de Al-Fatah en Cisjordania" por "haber permanecido públicamente en silencio sobre los arrestos arbitrarios y las torturas contra miembros de Hamás y otras personas".