Al menos 17 muertos en un ataque de rebeldes a un puesto militar en Filipinas

  • Manila, 31 mar (EFE).- Al menos 17 personas han muerto hoy, entre ellas cuatro civiles, en un ataque perpetrado por supuestos miembros del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el brazo armado del ilegal Partido Comunista de Filipinas, contra un puesto militar en el sur del archipiélago filipino.

El Gobierno declara el estado de excepción para atacar el campamento de Abu Sayyaf

El Gobierno declara el estado de excepción para atacar el campamento de Abu Sayyaf

La Cruz Roja pide a Abu Sayyaf que no decapite a sus cooperantes

La Cruz Roja pide a Abu Sayyaf que no decapite a sus cooperantes

Manila, 31 mar (EFE).- Al menos 17 personas han muerto hoy, entre ellas cuatro civiles, en un ataque perpetrado por supuestos miembros del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), el brazo armado del ilegal Partido Comunista de Filipinas, contra un puesto militar en el sur del archipiélago filipino.

Los rebeldes, que tuvieron 11 muertos, intentaron tomar una posición militar en la ciudad de Malaybalay, en la provincia de Bukidnon, a uno 880 kilómetros al sureste de Manila, pero fueron rechazados después de un tiroteo que se prolongó durante hora y media, de acuerdo con la alcaldesa de la ciudad, Michele Anayron.

La alcaldesa dijo, en declaraciones a la televisión filipina, que el ataque de los insurgentes podría ser en represalia por los dos campamentos que le arrebató el ejército en la región este mes.

Por otro lado, el Gobierno reiteró hoy en rueda de prensa en Manila su llamamiento a los insurgentes del NEP, que el pasado fin de semana celebraron el cuadragésimo aniversario de su fundación, para que dejen las armas y se acojan a la ayuda oficial para su reinserción en la sociedad.

Las negociaciones de paz entre el Gobierno y la rebelión comunista están paralizadas desde agosto de 2004, cuando las autoridades rechazaron la petición para que el Partido Comunista de Filipinas y su brazo armado fueran borrados de las listas de grupos terroristas confeccionadas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

El NEP nutre sus filas de campesinos, dispone de unos 7.200 combatientes regulares y actúa en 69 de las 81 provincias de Filipinas.