Las protestas antigubernamentales salen de las provincias y se centran en Bangkok

  • Bangkok, 31 mar (EFE).- Los líderes de la protesta en Tailandia que piden la dimisión del Ejecutivo y elecciones han anunciado hoy que abandonan las manifestaciones en provincias para centrarse en el cerco que tienen montado a la sede del Gobierno en Bangkok desde el jueves pasado.

Las protestas antigubernamentales salen de las provincias y se centran en Bangkok

Las protestas antigubernamentales salen de las provincias y se centran en Bangkok

Bangkok, 31 mar (EFE).- Los líderes de la protesta en Tailandia que piden la dimisión del Ejecutivo y elecciones han anunciado hoy que abandonan las manifestaciones en provincias para centrarse en el cerco que tienen montado a la sede del Gobierno en Bangkok desde el jueves pasado.

Nattawut Saikua, uno de los dirigentes del Frente Unido para la Democracia y contra la Dictadura, aseguró a sus seguidores en Bangkok que el aplazamiento de la reunión del Gabinete que estaba prevista para hoy indica que la presión funciona.

"La cancelación significa que nuestra lucha va en la dirección correcta. El Ejecutivo ha perdido la Casa del Gobierno ante nosotros", afirmó el opositor tailandés.

El activista anunció la suspensión de las protestas que tenían convocadas hoy en distintas capitales de provincias y ciudades del resto del país, pero advirtió de que el Frente volverá a las calles en esos lugares en el instante que los cuerpos de seguridad intenten liberar el palacio gubernamental.

Los manifestantes, conocidos popularmente como "camisetas rojas", son partidarios del ex primer ministro Thaksin Shinawatra, quien fue depuesto mediante una asonada incruenta el 19 de septiembre de 2006.

La sociedad tailandesa está dividida entre los simpatizantes de Shinawatra y sus detractores, entre ellos el actual Gobierno, nacido el pasado diciembre y encabezado por el Partido Demócrata, y la Alianza del Pueblo para la Democracia, conocidos estos últimos como los "camisetas amarillas".

Shinawatra, condenado en rebeldía a dos años de prisión por el Tribunal Constitucional por un delito de abuso de poder, vive un exilio voluntario desde agosto y se dirige a sus seguidores en Tailandia a través de llamadas telefónicas.