Crónica Pakistán.- Ahmed Rashid asegura que la guerra de Irak contribuyó al resurgimiento de los talibán y Al Qaeda

El periodista paquistaní asegura que Al Qaeda no tenía presencia en Irak y ahora se está expandiendo por toda la región MADRID, 26 (EUROPA PRESS) El periodista y analista político paquistaní Ahmed Rashid afirmó hoy que la guerra lanzada por Estados Unidos fue un "gran error" porque desvió efectivos militares de Afganistán, donde se encuentran los auténticos santuarios de Al Qaeda, hacia un país que "nunca supuso una amenaza global" y donde la red islamista "no tenía ninguna presencia", lo cual, añadió, ha permitido el resurgimiento y extensión de los talibán y el nuevo auge de Al Qaeda en toda la región, incluida Asia Central. "Los talibán se han convertido en el modelo que siguen todos los grupos extremistas de la región", declaró Rashid durante la presentación en Madrid del libro 'Descenso al caos. EEUU y el fracaso de la construcción nacional en Pakistán, Afganistán y Asia Central', de la editorial Península, en el que advierte de que, mientras que Irak está centrando toda la atención mediática, es en Asia Central donde se está fraguando "el próximo conflicto mundial". "La situación se está deteriorando de forma rápida en Asia Central, en Uzbekistá y Turkmenistán, que están proporcionando milicianos a los talibán, y la crisis económica de la región es la causa de que ambos países estén apoyando a los extremistas", afirmó Rashid. Aparte, prosiguió, "los Estados del Golfo han dado grandes donativos a los talibán y Al Qaeda" y, pese a la ofensiva internacional, "Al Qaeda no sólo no ha sido destruida, sino que se está expandiendo por el norte de África, Europa, Yemen, Sudán, Somalia o Sudán". "En 2001, los talibán sólo funcionaban en Afganistán, pero se están expandiendo por Asia Central y mañana podrían hacerlo por India", advirtió. "En 2001, en muy pocos países europeos había células de Al Qaeda, y hoy en día las hay en todos y cada uno de los países de Europa Occidental", añadió. A su juicio, el auge de Al Qaeda ha sido posible debido al "gran error" de la Presidencia de George W. Bush en Estados Unidos, la guerra de Irak. "Irak nunca fue una amenaza global y la ofensiva se basó en mentiras", declaró. "La guerra de Irak dividió a la comunidad internacional, toda Europa se puso en contra de la administración Bush, Europa misma quedó dividida, y creó mucho más antiamericanismo en el mundo musulmán", agregó. No obstante, el peor efecto de la guerra en Irak fue que "desvió efectivos de Afganistán", que era donde estaban "los auténticos suicidas dispuestos a atentar en Nueva York". A su juicio, Al Qaeda nunca hubiera conseguido cometer los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos "sin el apoyo y sin los santuarios que les daban los talibán en Afganistán". En Irak, en cambio, "Al Qaeda no tenía ninguna presencia", aseveró. Una consecuencia de este olvido de Afganistán en beneficio de la guerra de Irak, aseguró, fue el resurgimiento de las milicias talibán en Afganistán. Después de la invasión estadounidense en 2001 y hasta 2004 "no hubo ninguna insurgencia y los americanos tenían el apoyo total del pueblo afgano, pero se crearon expectativas muy altas que no se cumplieron", prosiguió. "Ahora, la insurgencia controla una tercera parte del país y para traer la paz se necesitarían tres veces más dinero y tres veces más tropas que antes", lamentó. Por ello, Rashid expresó su esperanza de que la nueva administración estadounidense de Barack Obama afronte la crisis de Afganistán mediante una "estrategia regional" que deje de afrontar la situación en este país de forma aislada y adopte una postura "de conjunto con el resto de países vecinos y no tan vecinos, como Rusia, China y Arabia Saudí, para buscar la forma de estabilizar la situación en Asia Central y Afganistán". PAKISTÁN En cuanto a su propio país, Rashid advirtió de que la situación en Pakistán es "mucho más peligrosa que en Afganistán". "Tenemos un liderazgo político muy fragmentado, un Ejército muy poderoso y con una larga historia de apoyo a los extremismos, un país que posee armas nucleares y que está en conflicto con India", explicó. "Desde hace 30 años, el Ejército paquistaní ha apoyado a los grupos extremistas como estrategia política exterior, apoyó a los grupos árabes y yihadistas afganos frente a la URSS en los años ochenta, a los islamistas de Cachemira y al régimen talibán en los noventa", afirmó Ahmed Rashid. Después del 11 de septiembre, el entonces presidente, Pervez Musharraf, "prometió a Estados Unidos que el Ejército cambiaría su estrategia y dejaría de apoyar a los extremistas, pero esto no ocurrió en realidad". "Siguió apoyando a los grupos de Cachemira y a los talibán afganos, a los que dio santuarios en Pakistán", explicó. La presencia de estos talibán afganos en Pakistán "dio lugar al surgimiento de los talibán paquistaníes, que amenazan actualmente al Estado", y la duda, explicó, es saber "cuánto tiempo tardarán los talibán en llegar a Islamabad y si actuará el Ejército para combatirlos". "En la forma de pensar del Ejército, la amenaza principal es India, pero la mayoría de los paquistaníes piensan que las amenaza mayor son los talibán y los extremistas", aseguró. "El gran fallo de Bush fue no ver este doble juego del Gobierno paquistaní y seguir considerando a Musharraf un gran aliado en la lucha contra el terrorismo", lamentó Rashid. Obama "ya ha declarado que Pakistán debe cambiar su política", lo cual permite esperar "una nueva estragia que mezcle las inversiones y las presiones", afirmó Rashid. En este sentido, advirtió de la necesidad de que las ayudas económicas de Estados Unidos sean para la población civil y para el desarrollo del país "y no para los militares". "Bush dio 11.800 millones de dólares a Pakistán, el 80 por ciento de ellos para el Ejército, mientras que los servicios sociales y la economía se descuidaron totalmente", denunció. "Si quiere ganar el apoyo del pueblo frente a los extremistas, Estados Unidos debe hacer algo por la gente". BOMBARDEOS Y 'SHARIA' Rashid se mostró relativamente partidario de los bombardeos efectuados por la aviación estadounidense contra los talibán paquistaníes. "Por una parte, estos ataques han tenido éxito, han muerto comandantes y líderes de los talibán y Al Qaeda, y también algunos civiles, muy pocos", indicó. "Por otra, de cara al público, el Gobierno está en contra de los bombardeos, pero la única oposición real a los ataques se encuentra en la gente de las zonas atacadas, en el resto del país no hay protestas", añadió. Incluso "hay bastante apoyo entre las clases medias, que ven cómo los soldados de Estados Unidos hacen el trabajo que debería hacer el Ejército paquistaní contra estos grupos", agregó. A juicio de Rashid, la reciente decisión de las autoridades de autorizar la ley islámica ('sharia') en el Valle de Swat a fin de contrarrestar el auge de los talibán "ha sido más una rendición que un acuerdo". Ha sido una decisión "muy peligrosa", porque es "la primera vez que el Estado paquistaní socava su propia Constitución permitiendo que convivan dos sistemas legales distintos", explicó. En las anteriores treguas de 2005 y 2006 "sólo se acordaron intercambios de prisioneros, indemnizaciones, pero no se cambió el sistema legal", recordó. "Los talibán se están haciendo con toda la administración en Swat, quieren la Policía, la burocracia, la educación, no sabemos si se va a permitir que las niñas vayan a la escuela", advirtió. "A los talibán les das un centímetro y ellos se cogen un kilómetro", añadió. Al respecto, recordó que el presidente afgano, Hamid Karzai, "ha hablado con los talibán, ha reclutado a 6.000 de ellos, les ha dado dinero, les ha permitido presentarse a las elecciones, incluso los gobernadores de dos provincias del sur son antiguos talibán". "Ésa es una manera de atraerlos a tus filas y de no ceder ante ellos", como han hecho las autoridades paquistaníes, explicó.