Decenas de armas provistas por EE.UU. podrían ir a manos de los talibanes

  • Washington, 12 feb (EFE).- Decenas de fusiles de asalto y otras armas en Afganistán corren el riesgo de ser robadas porque los militares estadounidenses perdieron su control, y parte de ese armamento ya podría estar en manos de los Talibanes, según el diario The Washington Post.

Washington, 12 feb (EFE).- Decenas de fusiles de asalto y otras armas en Afganistán corren el riesgo de ser robadas porque los militares estadounidenses perdieron su control, y parte de ese armamento ya podría estar en manos de los Talibanes, según el diario The Washington Post.

El diario indicó que para elaborar la información vio el informe que presentará hoy al Congreso la Oficina de Contraloría (GAO, por su sigla en inglés), una agencia del poder legislativo que prepara estudios a pedido de los representantes y senadores.

La auditoría de la GAO determinó que se ha perdido la pista de más de un tercio de las 242.000 armas livianas donadas a las fuerzas afganas por Estados Unidos, un arsenal que incluye miles de fusiles AK-47, al igual que morteros, ametralladoras y lanzagranadas, asegura el diario.

No hay registros confiables que muestren qué ocurrió con otras 135.000 armas donadas por otros países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Estados Unidos invadió Afganistán en octubre de 2001, y en años recientes la operación militar extranjera se ha puesto bajo el mando de la OTAN.

"Muchas de las armas, suministradas entre 2004 y 2008, quedaron a cargo de depósitos militares administrados por afganos, y en los cuales hay todo un historial de deserciones, robos y sistemas de vigilancia deficientes", añadió el Post.

"A menudo los almacenes consisten en galpones con puertas de madera y un candado", sostiene.

La falta de controles apropiados se extiende a equipos más avanzados como lentes para visión nocturna, que han dado a las tropas de EE.UU. una ventaja importante en la lucha contra los talibanes en terrenos montañosos, indica el informe de la GAO.

Se han omitido procedimientos contables básicos como el registro de los números de serie de las armas y esto ha puesto el armamento, valorado en millones de dólares, "en riesgo grave de robo o pérdida", añade el documento, según el Post.

El diario indicó que el Pentágono no respondió de inmediato a las consultas acerca del informe de la GAO.