Dieciséis niños mueren en Pakistán en dos explosiones

MIRANSHAH, Pakistán (Reuters) - Cuatro niños y sus padres murieron el domingo debido a la explosión de una granada de mano en el noroeste de Pakistán, al día siguiente de que 12 niños murieran debido a la explosión de una bomba oculta en una pelota de fútbol.

La violencia ha aumentado en la región a medida los talibanes amplían su poder. Los aliados occidentales de Pakistán, que necesitan su ayuda para vencer a Al Qaeda y estabilizar al vecino Afganistán, temen que el país esté en peligro de hundirse en el caos.

Las fuerzas de seguridad empezaron finalmente una ofensiva el domingo para frenar el avance talibán en la Provincia de la Frontera Noroccidental.

Cerca de la frontera afgana, una granada explotó en un vehículo que transportaba a una pareja y a sus ocho hijos cerca de Datta Jeil, un distrito de la región tribal de Waziristán del Norte .

"Los padres y cuatro de sus hijos murieron inmediatamente y sus cuerpos fueron llevados al hospital", dijo Mirbad Jan, un responsable médico en Miranshah, el principal pueblo de Waziristán del Norte. "Los otros cuatro niños resultaron heridos".

Las autoridades no están seguras sobre si los padres transportaban la granada, o si fue colocada en el vehículo.

Waziristán del Norte es uno de los principales bastiones de Al Qaeda y los talibanes en las zonas fronterizas de Pakistán y Afganistán.

El sábado, 12 niños murieron cuando jugaban con una bomba oculta en una pelota de fútbol que estalló en Lower Dir, un distrito montañoso 260 kilómetros al noreste de Miranshah.

Los menores, cinco de ellos niñas, encontraron la pelota cuando regresaban desde su colegio. Siete víctimas pertenecían a la misma familia.

Dir forma parte de la división Malakand de la Provincia de la Frontera Noroccidental, donde el presidente Asif Ali Zardari impuso este mes la ley islámica o 'sharia' en un polémico acuerdo que intentaba acabar con el conflicto con los talibanes en el valle de Swat.

Días después de la decisión de Zardari, combatientes de Swat entraron en zonas de Malakand, a sólo 1000 kilómetros de la capital paquistaní, Islamabad.

Los gobiernos occidentales han criticado a Pakistán por el acuerdo, diciendo que la estrategia alentará a los extremistas.

La ofensiva del domingo en Lower Dir comenzó después de que los talibanes dispararan sobre un convoy paramilitar, hiriendo a cuatro soldados.

Miles de personas salieron a las calles en Buner, pidiendo al Gobierno y los talibanes que eviten el conflicto, ante el temor a tener que huir de sus casas.