El Consejo de Seguridad lamenta la ayuda de Eritrea a milicianos somalíes antigubernamentales

NUEVA YORK, 16 (EUROPA PRESS)

El Consejo de Seguridad de la ONU expresó ayer su profunda preocupación por las informaciones que sostienen que Eritrea ha suministrado armas a los opositores al Gobierno de Transición de Somalia al tiempo que condenó los recientes actos de violencia en el país.

En una declaración presidencial leída por el embajador de Rusia, Vitaly Churkin, el Consejo recordó que existe un embargo de armas a Somalia y pidió al Grupo Verificador de Sanciones de la ONU que investigue estas informaciones. Tras una sesión de consultas, el órgano de seguridad instó a los grupos opositores a cesar inmediatamente sus ofensivas, abandonar las armas, renunciar a la violencia y unirse a los esfuerzos de reconciliación nacional.

En nombre de los 15 integrantes del Consejo, el diplomático ruso condenó la reciente ola de violencia y reiteró su apoyo y reconocimiento al Gobierno Federal de Transición como la autoridad legítima en Somalia. En ese sentido, lamentó que "los últimos intentos de hacerse con el poder por la fuerza sólo retrasarán el proceso político y prolongarán el sufrimiento del pueblo somalí".

Asimismo, pidió a la comunidad internacional que apoye ampliamente a este Gobierno para que consolide sus fuerzas nacionales de seguridad y de policía, según informa el centro de noticias de la ONU.

El Gobierno de Transición de Somalia ha afirmado que Eritrea apoya a los militantes del grupo extremista Shabaab, surtiéndolos de rifles de asalto AK-47, granadas y otras armas. No obstante, Eritrea rechaza las acusaciones y negó que enviase armamento a milicianos islamistas cercanos a la red terrorista Al Qaeda contrarios al Gobierno somalí.

Los enfrentamientos entre estos rebeldes y las fuerzas gubernamentales en Mogadiscio han dejado al menos 139 muertos y han provocado el desplazamiento de unas 30.000 personas esta semana.