El VIII Raid Iberlinx se cierra en Alange (Badajoz) con un homenaje al soldado Germán Burgos, fallecido en Afganistán

ALANGE (BADAJOZ), 9 (EUROPA PRESS) El VIII Raid Iberlinx 2009, que es el principal raid cívico-militar del país, se cerró ayer domingo por la mañana en Alange (Badajoz) con la entrega de premios y un emotivo homenaje a los caídos por España y, en concreto, al soldado extremeño fallecido en Afganistán Germán Burgos, al que asistió su viuda, Esperanza Yruela y el primer edil del gobierno municipal. Entre los trofeos, a través de una nota de prensa, la organización resaltó la entrega a la patrulla clasificada en primer lugar, de una figura representando a un "boina verde", donada por el Mando de Operaciones Especiales del Ejército de Tierra. En concreto, una veintena de patrullas formadas por militares profesionales, reservistas voluntarios, veteranos de las Fuerzas Armadas y Fuerzas de la Seguridad del Estado, de Portugal, Francia y España, participó en el VIII Raid Iberlinx 'Memorial Germán Burgos', celebrado durante el fin de semana en Alange (Badajoz), con gran presencia de público. Tanto por la dureza de las pruebas, como por el número de participantes y organizadores, el Raid Iberlinx se ha convertido en el más importante de España en su género. En el evento, que estuvo organizado por la Asociación de Veteranos Boinas Verdes de Extremadura, las patrullas participantes debían superar una serie de pruebas distribuidas por la población de Alange y su pantano, como rápel, escalada, ejercicios NBQ, primeros auxilios, combate con armas de airsoft, supervivencia y traslado en Boga con heridos, entre otras. Finalmente, la organización destacó la colaboración prestada para la ocasión por la Diputación de Badajoz a través del Área de Desarrollo Local y el SEPEI, el Servicio de Emergencias 112 de Extremadura, el Servicio Extremeño de Salud (SES), Fedesiba, Multimedia Militar SL, Protección Civil, Cruz Roja Española, Policía Local de Alange y el propio Ayuntamiento de la localidad, así como un equipo del GEAS de la Guardia Civil de Madrid y Badajoz. También colaboraron empresas extremeñas de la zona, como las bodegas Lar de Barros y el Balneario de Alange.