Estados Unidos lamenta la muerte de civiles afganos

HERAT, Afganistán/WASHINGTON (Reuters) - El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, convocó el miércoles a los presidentes de Afganistán y Pakistán para promover la cooperación en la lucha contra los talibanes, pero la muerte de civiles afganos ensombreció los encuentros.

La Cruz Roja dijo que decenas de afganos murieron en ataques aéreos dirigidos por Estados Unidos esta semana en la provincia de Farah, en el oeste de Afganistán, mientras que las autoridades locales dicen que el número de civiles muertos podría pasar de 100.

En caso de confirmarse, sería uno de los ataques más mortíferos para los civiles afganos desde la caída del régimen talibán en noviembre de 2001.

La secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton, dijo que "lamentamos profundamente esa pérdida", aunque sin implicar que hubiera alguna responsabilidad de Estados Unidos.

Un responsable del Gobierno de Estados Unidos, que pidió no ser identificado, dijo que aparentemente la muerte de los civiles habría sido provocada por bombardeos estadounidenses.

Obama se reunió en la Casa Blanca primero con el presidente afgano, Hamid Karzai, y luego con el paquistaní, Asif Ali Zardari, en medio de las dudas de las autoridades estadounidenses sobre el compromiso y la capacidad de ambos de acabar con los talibanes.

Obama aseguró que los tres comparten el objetivo común de desmantelar y derrotar a Al Qaeda y sus aliados extremistas.

El presidente estadounidense señaló que trabajarán con sus aliados afganos y paquistaníes para "hacer todos los esfuerzos para evitar muertes civiles".

Las víctimas civiles causadas por las operaciones militares de EEUU en ambos países, incluyendo ataques con aviones no tripulados en Pakistán, son muy impopulares entre afganos y paquistaníes, y han hecho más difícil para los dos presidentes cooperar con Estados Unidos.

ACABAR CON EL RECELO

El encuentro trata de mejorar la cooperación entre dos países vecinos pero que se miran con recelo, y que además combaten a los talibanes.

Karzai agradeció las palabras de Clinton, y dijo que espera que se puedan prevenir todas las víctimas civiles. Además llamó a Pakistán "un vecino, hermano, amigo".

Zardari, por su parte, muy criticado por su respuesta al avance talibán dentro de Pakistán, también tuvo palabras amables hacia Karzai y pidió apoyo para su democracia.

"Mi democracia necesita atención y necesita cuidados", afirmó. "La democracia de Pakistán dará resultados, los terroristas serán entregados por nuestra lucha conjunta. Yo, mi amigo, el presidente Karzai, y Estados Unidos (...) deberíamos permanecer hombro con hombro para luchar contra este cáncer y esta amenaza".

Fuerzas de seguridad paquistaníes atacaron el miércoles a los talibanes en el valle de Swat y murieron al menos 64 de ellos, dijo el Ejército pakistaní, después de que Estados Unidos pidiera al Gobierno que demuestre su compromiso en la lucha contra el integrismo.

Mientras, en el oeste de Afganistán, sus habitantes lloraban por la muerte de sus familiares, enterrados en fosas comunes tras los bombardeos en la provincia de Farah.

Jessica Barry, portavoz del Comité Internacional de la Cruz Roja, dijo que enviaron un equipo que vio decenas de cadáveres, incluyendo mujeres y niños.