Clinton y Miliband instan a las partes a cesar las hostilidades en Sri Lanka

  • Washington, 12 may (EFE).- EE.UU. y Reino Unido expresaron hoy su preocupación por la crisis humanitaria en Sri Lanka e instaron al Gobierno cingalés y a la guerrilla tamil a que cesen de inmediato las hostilidades y permitan la evacuación de los civiles atrapados.

Washington, 12 may (EFE).- EE.UU. y Reino Unido expresaron hoy su preocupación por la crisis humanitaria en Sri Lanka e instaron al Gobierno cingalés y a la guerrilla tamil a que cesen de inmediato las hostilidades y permitan la evacuación de los civiles atrapados.

En un comunicado conjunto, emitido después la reunión bilateral que mantuvieron hoy la secretaria de Estado de EE.UU., Hillary Clinton, y su homólogo británico, David Miliband, ambos titulares de Exteriores se mostraron "alarmados" por el alto número de muertes de civiles registrados durante los últimos días en la zona segura.

En este sentido, expresaron su "profunda preocupación por la crisis humanitaria en el norte de Sri Lanka causada por las continuas hostilidades en la región".

Por ello, instaron "a ambas partes a que cesen de inmediato las hostilidades y permitan la evacuación segura de los decenas de miles de civiles atrapados en la zona segura".

"Los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) tienen que deponer sus armas y permitir a los civiles abandonar la zona del conflicto", insistieron.

El Gobierno de Sri Lanka, por su parte, debe acatar el compromiso asumido el pasado 27 de abril, en el que anunció el fin de las operaciones de combate y del uso de armas pesadas, enfatizaron.

Clinton y Miliband se mostraron agradecidos por el "continuo esfuerzo de la ONU y de su personal destacado en Sri Lanka", y pidieron al Gobierno cingalés y a la guerrilla tamil que permitan al equipo humanitario del organismo visitar la zona del conflicto para la evacuación de los civiles.

Ambos titulares de Exteriores urgieron, además, a ambas partes a facilitar la distribución de alimentos y la asistencia médica a los atrapados por los combates.

También solicitaron a la guerrilla y al Gobierno de Sri Lanka que cooperen con el Comité Internacional de la Cruz Roja para que pueda evacuar a las personas con urgentes necesidades médicas, garantizar la seguridad de la ayuda y de los trabajadores médicos y permitir el acceso humanitario a todos aquellos lugares donde se encuentren personas desplazadas.

Por último, Clinton y Miliband instaron a las partes en conflicto a que encuentren una solución política que reconcilie a todos los cingaleses y que permita la participación de los tamiles y de otras minorías en la política nacional.

La ONU denunció que este fin de semana murieron cerca de 400 civiles, más de un centenar de ellos niños, como consecuencia de esas hostilidades.

En los últimos seis meses, cerca de 200.000 personas han huido de la zona de conflicto y se calcula que al menos 50.000 todavía permanecen atrapadas en ella.

El Ejército cingalés lanzó hace algunas semanas su ofensiva final contra el último reducto de los LTTE, una franja costera del norte en la que se aglomeran entre 50.000 y 100.000 civiles, según la ONU, aunque el Gobierno asegura que son entre 15.000 y 20.000.