Comienza el juicio contra un soldado de EEUU acusado de matar a 4 iraquíes

  • Berlín, 17 feb (EFE).- El cuartel militar de las fuerzas armadas norteamericanas en Vilseck (sur de Alemania) inició hoy el juicio militar contra el soldado estadounidense Michael P. Leahy, uno de los principales acusados del asesinato de cuatro prisioneros de guerra iraquíes en 2007.

Comienza el juicio contra un soldado de EEUU acusado de matar a 4 iraquíes

Comienza el juicio contra un soldado de EEUU acusado de matar a 4 iraquíes

Berlín, 17 feb (EFE).- El cuartel militar de las fuerzas armadas norteamericanas en Vilseck (sur de Alemania) inició hoy el juicio militar contra el soldado estadounidense Michael P. Leahy, uno de los principales acusados del asesinato de cuatro prisioneros de guerra iraquíes en 2007.

Leahy está acusado, según el código militar estadounidense, de los delitos de homicidio con premeditación, conspiración en homicidio con premeditación y obstrucción a la justicia, en relación con el asesinato, en el que Leahy es uno de los tres principales sospechosos, que tuvo lugar entre marzo y abril de 2007 en Bagdad.

Al tratarse de un juicio militar, el jurado está totalmente compuesto por empleados de las fuerzas armadas y la pena máxima para un cómplice de asesinato es la cadena perpetua, sin posibilidad de libertad condicional, explicó hoy a Efe la delegación de las fuerzas armadas de EEUU en Alemania.

El suboficial sanitario, de 26 años, estaba alistado en el 18 regimiento de infantería del primer batallón de las fuerzas armadas estadounidenses en Schweinfurt (Baviera), que en primavera de 2007 estaba destinado en Irak en una misión de un año.

Las autoridades militares parten de la base de que Leahy, junto con el suboficial Joseph P. Mayo, de 27 años, asesinó a tiros a cuatro prisioneros de guerra iraquíes, que estaban maniatados y con los ojos vendados.

La acusación sostiene que los dos soldados asesinaron a los prisioneros y lanzaron sus cuerpos a un canal de Bagdad, para vengar la muerte de tres compañeros de su unidad que habían caído durante la misión.

En octubre de 2007, la unidad regresaba de Irak a Unterfranken (Baviera), y a principios de 2008 la policía militar ya investigaba el asesinato.

Leahy y Mayo son dos de los principales sospechosos; el tercero es el sargento mayor de la compañía, John Hatley, quien, según las pesquisas de las autoridades militares, había ordenado a sus hombres fusilar a los presos.

Según los testimonios recopilados por la policía militar, Hatley, de 40 años, preguntó después a los soldados si tenían algún problema con la orden y lanzó después las prendas de vestir de los asesinados a un granero en llamas.

Está previsto que Hatley sea juzgado por un tribunal militar entre los próximos 13 y 17 de abril, mientras que para el juicio de Mayo aún no se ha fijado una fecha concreta. Ambos sospechosos se enfrentan a los mismos cargos que Leahy.

Además de ellos tres, otros cuatro miembros de la misma unidad tendrán que comparecer ante un tribunal militar, para explicar por qué estaban presentes durante el asesinato, se quedaron de brazos cruzados y guardaron silencio.

Dos de ellos, Belmor Ramos, de 23 años, y Steven Ribordy, de 25, ya han sido condenados como cómplices de homicidio con premeditación a cumplir siete y ocho meses de prisión respectivamente, mientras que Jess Cunningham, de 27 años, y Charles Quigley, de 28, aún no han sido juzgados.