Cuatro muertos y casi 50 heridos tras un nuevo balance de la violencia electoral

ESTAMBUL, 29 (EUROPA PRESS) Cuatro personas han muerto y casi 50 han resultado heridas hoy en incidentes relacionados con la celebración de las elecciones locales, por enfrentamientos entre candidatos de distintos grupos en un total de cinco provincias, principalmente en el sureste de mayoría kurda de Turquía, informó el diario 'Hurriyet' en su página web. En el pueblo de Akziyaret en la provincia de Sanliurfa, un candidato a cacique fue asesinado a tiros en enfrentamientos entre sus seguidores y fanáticos de un candidato rival, informó la agencia de noticias Dogan. Otras 12 personas murieron en este incidente. Enfrentamientos similares se registraron en Suruc, también en el la suroriental provincia de Sanliurfa, 15 personas resultaron heridas en un tiroteo. Mientras, en la región de Lice, en la provincia de Diyarbakir, dos personas murieron y otras diez quedaron heridas, según la agencia de noticias Anatolia. Otra persona murió en las hostilidades entre grupos rivales en el distrito de Kagizman, en la provincia oriental de Kars. Cinco individuos más quedaron heridos, según Dogan. En el centro-oeste de Turquía, en la provincia de Afyon, seguidores de dos candidatos distintos se enfrentaron en reyertas que concluyeron con seis personas heridas. En Agri --este--, una persona resultó herida en un ataque de seguidores del Partido para la Justicia y el Desarrollo (AKP) del primer ministro Recep Tayyip Erdogan contra simpatizantes del rival Partido Demócrata (DP). Se espera que el AKP fortalezca su poder con buenas cifras en estas municipales, pero el problema es que la crisis económica ha emergido como una amenaza para la fortuna política del partido. "La crisis económica va a jugar un papel muy importante en las elecciones", asegura al Global Post el editor del diario turco 'Hurriyet', Barcin Yinanc. "Creo que el AKP va a perder votos por culpa de las implicaciones de la crisis económica en el país". El AKP llegó al poder en 2002, justo un año después de una severa crisis económica. Bajo su mandato, el país logró emerger de una situación de profunda inestabilidad y terminó convirtiéndose en una de las economías más interesantes del mundo. Sin embargo, estos últimos meses han comenzado a aparecer signos preocupantes: la inflación ha subido ligeramente hasta llegar al 9 por ciento, y muchos temen que Turquía pueda volver a descender a la inestabilidad política y económica que asoló el país hace ya ocho años.