Dos millones y medio de huérfanos en un Irak arrasado por las guerras

  • Bagdad, 16 abr (EFE).- Las guerras y conflictos armados que desde la década de los años ochenta del siglo pasado arrasan Irak han dejado alrededor de dos millones y medio de huérfanos, cuyas necesidades el Estado es incapaz de cubrir.

Bagdad, 16 abr (EFE).- Las guerras y conflictos armados que desde la década de los años ochenta del siglo pasado arrasan Irak han dejado alrededor de dos millones y medio de huérfanos, cuyas necesidades el Estado es incapaz de cubrir.

Estos son algunos de los datos extraídos de la primera conferencia celebrada en Irak para analizar este problema, que ha organizado esta semana en Bagdad la Organización Iraquí de Protección de Huérfanos (OIPH).

Asociaciones del Centro de Estadística del Ministerio de Planificación han advertido de que a estas cifras, ya de por sí alarmantes, hay que añadir el número de viudas en el país, que en 2007 se elevaba 899.707. La Media Luna Roja, por su parte, eleva a entre uno y tres millones la cifra de mujeres iraquíes que sacan adelante solas familias enteras.

Sólo en la provincia de Diyala, los actos violentos, que comenzaron, al igual que en todo el país, tras la invasión y ocupación estadounidense del país en marzo de 2003, han dejado unas 15.000 viudas y un mismo número de huérfanos menores de 15 años, según cifras oficiales.

Yamila Ahmad, antigua miembro de la comisión gubernamental de ayuda a viudas y huérfanos en Baquba (capital de Diyala) recordó que los atentados de grupos cercanos Al Qaeda contra la localidad de Al Huider, cercana a Baquba, han causado alrededor de 600 muertos.

"Esa cifra de víctimas dejó en una sola aldea alrededor de 450 huérfanos", dijo Ahmad.

Estos niños no sólo tienen que afrontar el trauma de haber perdido a sus padres, sino que se deben enfrentan a las dificultades de sobrevivir. Una situación que, en parte, comparten con los hijos de las viudas, quienes en su mayoría son amas de casa con grandes dificultades para abrirse camino en una sociedad predominantemente machista.

Um Jalil, que perdió a su marido hace año y medio en un atentado, asegura que "no existe ayuda verdadera por parte del Gobierno iraquí para los perjudicados por la violencia".

Madre de cuatro hijos menores de ocho años, Um Jalil, señaló que las organizaciones femeninas la visitan sólo con fines propagandísticos y que la asistencia que reciben es mucho menor que lo que divulgan en sus comunicados.

Sin embargo, confiesa: "de todas formas es mejor que no recibir nada".

La historia de Um Shahed no es muy diferente. Madre de siete hijos y viuda desde que hace dos años, cuando su esposo falleció de manera violenta, asegura que la ayuda estatal no es suficiente para alimentar a toda su familia.

Las carencias la han obligado a sacar a sus dos hijos mayores del colegio para que ayuden a conseguir dinero.

El portavoz del Gobierno iraquí, Ali al Dabag, advirtió durante la conferencia de que el excesivo numero de niños huérfanos "supera los recursos del Estado y las organizaciones caritativas para atender las necesidades de esos menores".

Para Al Dabag es imprescindible concienciar a la población y a los organismos, promover el interés, y proponer iniciativas y soluciones para afrontar el problema.

En ese sentido, instó a las organizaciones implicadas y al Gobierno a colaborar para impulsar la aprobación de leyes y la obtención de fondos para apoyar a los huérfanos.

Por su parte, la ministra de Estado para Asuntos de la Mujer, Wakila Julud Sami al Maayun, advirtió de que la situación social ha empeorado debido a la elevada cifra de huérfanos que han dejado las guerras y los ataques terroristas.

A pesar de que las cifras oficiales señalan que la violencia ha alcanzado sus cifras más bajas desde el comienzo de la invasión, los miembros de organizaciones como OIPH saben que incluso cuando deje de escucharse el ruido de los disparos muchas de las heridas necesitarán aún muchos años para cicatrizar.

Ali Musa