El ejército descarta detener su ofensiva contra los "tigres" tamiles y su líder en Sri Lanka

  • Nueva Delhi, 24 abr (EFE).- El Ejército ceilanés rechazó hoy detener la ofensiva contra la guerrilla tamil y aseguró que no dejará escapar a su líder, Vellupillai Prabhakaran, quien presuntamente se esconde entre decenas de miles de civiles en un diminuto reducto guerrillero en el norte del país.

Nueva Delhi, 24 abr (EFE).- El Ejército ceilanés rechazó hoy detener la ofensiva contra la guerrilla tamil y aseguró que no dejará escapar a su líder, Vellupillai Prabhakaran, quien presuntamente se esconde entre decenas de miles de civiles en un diminuto reducto guerrillero en el norte del país.

"Nuestra prioridad es rescatar primero a los civiles y luego ir a por el líder del LTTE. Sabemos que está dentro", dijo a Efe el portavoz del Ejército, Udaya Nanayakkara, contactado telefónicamente.

El Gobierno ha cifrado en 15.000 a 20.000 personas la población tamil atrapada en una franja costera del distrito de Mullaitivu junto a varios cientos de miembros del LTTE, pero la ONU calcula que hay todavía unos 50.000 civiles.

El brigadier Savendra Desilva, comandante de una de las divisiones que este lunes lanzó el asalto a ese territorio, apenas tan grande como la madrileña Casa de Campo, dijo hoy que las tropas mantienen su ofensiva, aunque con menor intensidad para proteger a la población.

Los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) "están disparando pero no estamos respondiendo por el temor de alcanzar a los civiles", aseguró el militar a un grupo de periodistas en Kilinochi, el antiguo cuartel general de la guerrilla en el norte del país, conquistado el pasado enero.

"No nos importa dedicar más tiempo a recapturar todo el área", añadió.

"Van a continuar con una ofensiva sólida, aunque teniendo más cuidado debido a las presiones internacionales (de estos días). Ahora no tienen ninguna prisa", dijo a Efe por teléfono un trabajador humanitario.

Aunque el Gobierno lo niega sistemáticamente y ha hecho caso omiso de todos los últimos llamamientos a detener la sangría, distintas fuentes de agencias humanitarias han denunciado que los civiles están siendo víctimas de sus bombardeos, así como de ataques de sus propios "libertadores".

"Los 'tigres' están masacrando a su población, igual que el Ejército", condenó la fuente humanitaria.

La página web "Tamilnet", afín a la guerrilla, difundió hoy cálculos de la ONU según los cuales 6.432 civiles han perecido y 13.946 han sido heridos en los combates desde enero. Eso supondría que unos 2.000 tamiles han muerto sólo esta semana.

El Ejército dice haber causado bajas "masivas" en las filas del LTTE y, según Desilva, ha sufrido 15 muertos y 75 heridos "a causa del fuego de artillería" guerrillero.

El brigadier, que apoyó su afirmación en supuestas confesiones de dos líderes guerrilleros rendidos esta semana, dijo que Prabhakaran está escondido con su hijo mayor y un par de cabecillas del LTTE, y decidido a luchar "hasta el final".

Citado por el diario ceilanés "Daily Mirror", Desilva añadió que el jefe del LTTE podría intentar escapar de la isla en submarino, pero añadió que esa posibilidad es "muy remota" porque la Marina ceilanesa ha establecido un bloqueo total de la costa en las zonas de concentración guerrillera.

Según el militar, tras los avances del Ejército desde el lunes el LTTE está virtualmente rodeado en una superficie de ocho kilómetros.

Mientras, son ya 106.077 los civiles que han huido del reducto de Mullaitivu, informó Defensa en un comunicado.

El LTTE lo negó, en un comunicado, en el que hoy aseguró que quedan 125.000 tamiles dentro de la zona y acusó al Gobierno de pretender matarlos de hambre bloqueando la llegada de ayuda.

La riada humana ha desbordado la capacidad de los campos de desplazados controlados por el Gobierno en el norte del país y también de los hospitales que atienden a los heridos, la mayoría de ellos por explosiones, balas o minas, según el reciente relato de un miembro de Médico Sin Fronteras en Vavuniya (norte).

Sri Lanka aceptó ayer ayuda humanitaria para atender la emergencia que su propia ofensiva ha causado, pero mantuvo su actitud de rechazo hacia cualquier crítica internacional por el drama que está sufriendo la población tamil.

La India, que ha hecho infinidad de llamamientos a Sri Lanka para que proteja a los tamiles (habitantes también del sur indio), envió hoy a Colombo a su consejero de Seguridad Nacional, M.K.Narayanan, y al "número tres" de Exteriores, Shivshankar Menon.

Los enviados se entrevistaron con el presidente ceilanés, Mahinda Rajapaksa pero, a juzgar por el comunicado oficial, no lograron convencerle de que detenga la guerra.