El ex general de EEUU citado por el 'Telegraph' sobre las supuestas violaciones en Irak desmiente al diario

WASHINGTON, 30 (EUROPA PRESS)

El ex general estadounidense, Antonio Taguba, desmintió hoy al diario británico 'Daily Telegraph', que citó al militar asegurando que las fotografías de abusos a los prisioneros en las cárceles iraquíes cuya publicación intenta bloquear el presidente Barack Obama muestran violaciones y otros abusos sexuales a los prisioneros.

Según una información publicada el pasado 27 de mayo por 'Telegraph', Taguba dijo que dichas fotografías muestran "torturas, abusos, violaciones y todo tipo de indecencias". Pero Taguba ha negado que haya visto las imágenes cuya publicación Obama ha ordenado bloquear, a pesar de que el Departamento de Defensa había aceptado que vieran la luz tras perder dos casos en los tribunales patrocinados por la Unión de Libertades Civiles Americana (ALCU).

En una entrevista publicada hoy por el diario digital Salon, Taguba aclaró que en sus declaraciones citadas por el 'Telegraph' no se refería a las 44 fotografías que son objetos de esta última polémica. "La fotografías de ese juicio, no las he visto", declaró Taguba al ser entrevistado anoche.

La cita del 'Telegraph' era correcta, pero se refería a los cientos de imágenes que Taguba revisó como director de la investigación sobre los abusos a los prisioneros por parte de los soldados estadounidenses en la cárcel de Abu Ghraib en Irak en 2004, aclaró. Varias de esas fotografías ya han sido publicadas por algunos medios de comunicación. Sin embargo, hay medios que han descrito algunas de esas imágenes como parte de las que Obama está intentando mantener en secreto.

Taguba subrayó que la historia del 'Telegraph' incluía un dato importante que es correcto, que el general, retirado en enero de 2007, apoya la decisión de Obama de impedir la publicación de las imágenes en liza, incluso a pesar de no haber visto las fotografías. "No deberían publicarse más fotografías", sostuvo Taguba, que manifestó su preocupación porque las imágenes puedan convertirse en una amenaza para la seguridad de los soldados estadounidenses.