Hamás culpa a Israel del fracaso de las negociaciones sobre el intercambio de prisioneros

JERUSALÉN, 18 (EUROPA PRESS) Hamás ha responsabilizado a Israel del fracaso de las recientes negociaciones sobre un intercambio de prisioneros que consistiría en la liberación de cientos de presos palestinos a cambio del soldado israelí Gilad Shalit, identificando como principal obstáculo para un acuerdo la insistencia de Israel en deportar a importantes presos de Hamás, en lugar de permitirles que regresen a sus hogares en Cisjordania y la Franja de Gaza. Asimismo, Hamás aseguró que una nueva campaña de presión de Israel no les llevará a retirar ni un solo nombre de la lista de prisioneros cuya libertad reclaman. El Gobierno israelí pretende presionar a Hamás, después de que el primer ministro saliente, Ehud Olmert, dijera ayer que "nosotros no hemos escatimado esfuerzos, pero Hamás es un grupo asesino y sin escrúpulos" y de que los negociadores israelíes acusaran a Hamás de endurecer su postura y de insistir en la liberación de algunos terroristas que Israel no tiene intención de liberar. En un mensaje difundido por el diario árabe con sede en Londres 'Al Hayat', recogido por los medios israelíes y palestinos, Hamás exigió a Egipto, que media entre ambas partes en las negociaciones, que "revele al mundo que los sionistas han frustrado el acuerdo". Sobre la imposición de Israel de que algunos de los presos liberados sean deportados, Hamás sentenció que "los palestinos prefieren morir como mártires en su tierra que vivir en otro lugar". Fuentes de Hamás dijeron al citado periódico que Israel propone deportar a 90 prisioneros de Cisjordania y 30 de la Franja de Gaza. Por otro lado, según 'Al Hayat', las mismas fuentes amenazaron con capturar a más soldados israelíes con el fin de conseguir la liberación de los prisioneros palestinos y advirtieron de que si Israel sigue dando largas, "Gilad Shalit sufrirá la misma suerte que Ron Arad". Arad es un soldado israelí que oficialmente ha sido clasificado como desaparecido en combate, aunque se presume que está muerto. La milicia chií libanesa Hezbolá ha dicho que Arad murió en un intento de huída en mayo de 1988.