Hamás da por concluidas las negociaciones para el canje de prisioneros con Israel

  • Gaza, 18 mar (EFE).- El movimiento palestino Hamás dio por concluidas las negociaciones para un canje de prisioneros islamistas por el soldado israelí Guilad Shalit, afirmó un destacado dirigente en la franja de Gaza que acusó a Israel de haber torpedeado el canje.

Hamás da por concluidas las negociaciones para el canje de prisioneros con Israel

Hamás da por concluidas las negociaciones para el canje de prisioneros con Israel

Gaza, 18 mar (EFE).- El movimiento palestino Hamás dio por concluidas las negociaciones para un canje de prisioneros islamistas por el soldado israelí Guilad Shalit, afirmó un destacado dirigente en la franja de Gaza que acusó a Israel de haber torpedeado el canje.

"Israel es el único responsable del colapso de las conversaciones para lograr un canje de prisioneros", afirmó en rueda de prensa Salah El-Bardawil, jefe del bloque parlamentario de Hamás, al decretar que las negociaciones quedaban suspendidas.

El anuncio del grupo islamista sigue al de Israel ayer en una dramática rueda de prensa en Jerusalén por parte del primer ministro Ehud Olmert, quien declaró que "tenemos líneas rojas" y "no las cruzaremos".

Las negociaciones, que se celebraban en El Cairo con la mediación de Egipto, se habían intensificado en la última semana con motivo del inminente cambio de gobierno en Israel, pero cesaron el lunes al no ponerse de acuerdo las partes sobre el número e identidad de los presos palestinos a liberar.

Tampoco concordaron en cuál debe ser el destino de varias decenas de presos islamistas que Israel exige que sean exiliados a algún país árabe para apartarlos de la lucha armada.

Una fuente de Hamás próxima a la negociación y que habló bajo condición de anonimato explicó hoy que el principal desacuerdo entre las partes gira en torno a 90 presos que Israel quería que fueran exiliados a Siria, Yemen y otros países árabes.

Los medios israelíes también informaron de que el fracaso se debió a que Hamás elevó sus demandas en el último momento aprovechando la coyuntura de que Olmert es presionado por la opinión pública de su país para lograr la puesta en libertad de Shalit, capturado tres meses después de asumir él la jefatura del Gobierno en 2006.

Sin embargo, El-Bardawil asegura que desde un principio se trata de la misma lista y condiciones.

"Presentamos una lista con los nombres de prisioneros a Israel a través de Egipto treinta meses atrás. No las hemos cambiado ni agregado nada nuevo", aseveró.

En total Hamás exige la liberación de 1.450 presos, de ellos casi medio millar condenados en Israel por sangrientos atentados durante la Intifada de Al-Aksa que costaron la vida a cientos de israelíes.

El dirigente islamista matizó que los captores del militar israelí -miembros del brazo armado de Hamás y de otras dos milicias de Gaza- "insisten en que sean liberados 450 presos con sentencias largas en primer lugar, y niños, mujeres, diputados y ministros en una segunda fase".

"Israel ha seguido todo el tiempo una política de dilación y amenaza a los esfuerzos egipcios para concretar el acuerdo", acusó el-Bardawil, quien asimismo se burló de las amenazas israelíes de reforzar el bloqueo de la franja de Gaza hasta que sea liberado Shalit.

Para resolver el contencioso sobre cuál de las dos partes ha sido la culpable del fracaso del canje, el líder islamista instó a Egipto a que hable, al tiempo que pidió "paciencia" a los prisioneros y el pueblo palestino "ante las amenazas de Israel".

El titular israelí de Justicia, Daniel Friedmann, propuso hoy a una comisión especial para presos palestinos endurecer las condiciones del encarcelamiento de los miembros de Hamás en prisiones israelíes, y tratar así de forzar la reanudación del diálogo en condiciones más propicias para su país.

"Hasta donde yo sé, algunos (de los presos) disfrutan de condiciones superiores a los privilegios mínimos", sostuvo el ministro israelí en declaraciones a la edición electrónica del diario "Yediot Aharonot".

Y aclaró que "hay algunas medidas que pueden ser adoptadas sin violar la ley, como por ejemplo, restringirles el número de visitas familiares, el acceso a teléfonos, y un mayor control de los productos que les son entregados".

El Comité Israelí contra la Tortura condenó hoy esa iniciativa por considerar que se trata de un castigo colectivo impropio e ilegal en un estado democrático.