Irak.- EEUU advierte de que la insurgencia en Irak podría dispararse tras el abandono del contingente militar del país

BAGDAD, 1 (EUROPA PRESS) La insurgencia en Irak podría experimentar un auge con motivo de la reagrupación que están llevando a cabo algunos milicianos para combatir en áreas que ahora mismo están en calma, según advirtieron oficiales de seguridad estadounidenses, quienes alarmaron de que la situación puede empeorar ante la inminente retirada de las tropas norteamericanas del país árabe. Esta nueva opción reabre el debate de si un nuevo período de insurgencia podría llevar a altos niveles de violencia que azotaron la región en los años anteriores. Una preocupación que se ha agravado tras una serie de ataques recientes que han hecho saltar las alarmas del peligro potencial al que se enfrentan las autoridades iraquíes. El diario 'The New York Times' advierte de que en los últimos meses varios atentados bomba en zonas consideradas seguras en Bagdad, han acabado con la vida de 123 personas, de los cuáles tres eran terroristas suicidas miembros de un grupo extremista suní de Al Qaeda asentando en Mesopotamia. Tal y como lo exige el acuerdo de seguridad firmado entre Washington y Bagdad, las autoridades han liberado a un gran número de detenidos recientemente, algunos inocentes aunque otros son antiguos insurgentes que han permanecido durante mucho tiempo bajo custodia militar norteamericana. Respecto al blanco de los ataques, la mayoría de los últimos atentados se han llevado a cabo contra iraquíes individuales a excepción de uno de ellos que iba dirigido a militares americanos. A pesar de las advertencias, fuentes militares norteamericanas reconocieron desde Washington que es probable que continúen los ataques una vez el contingente estadounidense se retire del país árabe, aunque consideran que el Gobierno iraquí tiene la autoridad suficiente como para controlar la situación. "PROBLEMA DEL TERRORISMO" Las fuentes, que hablaron en condición de anonimato debido a que no están autorizadas a ofrecer declaraciones a los medios, confirmaron que habían reducido a menos de 2.000 el número de milicianos yihadistas, que anteriormente era de 3.800. "En la mayoría de zonas de Irak no habrá más insurgencias", declaró, por su parte, un oficial de inteligencia, que explicó que lo que ahora existe en Irak es "un problema de terrorismo, un mal que va a permanecer en el país durante mucho tiempo". Otros oficiales iraquíes y norteamericanos temen que los milicianos aprovechen la salida de las tropas que operan en el país desde la caída del régimen de Sadan Husein en 2003 y reactiven sus redes y células provocando el auge de la violencia.