La comisión de diputados iraquíes sobre el futuro de Kirkuk no alcanza resultados

  • Bagdad, 2 abr (EFE).- La comisión de diputados del Parlamento iraquí encargada de alcanzar una solución para el futuro de la ciudad de Kirkuk, reclamada por la región autónoma kurda, terminó su misión sin alcanzar resultados, informaron hoy medios locales.

La comisión de diputados iraquíes sobre el futuro de Kirkuk no alcanza resultados

La comisión de diputados iraquíes sobre el futuro de Kirkuk no alcanza resultados

El Gobierno iraquí asume el control total de las milicias tribales suníes, cedido por EEUU

El Gobierno iraquí asume el control total de las milicias tribales suníes, cedido por EEUU

Bagdad, 2 abr (EFE).- La comisión de diputados del Parlamento iraquí encargada de alcanzar una solución para el futuro de la ciudad de Kirkuk, reclamada por la región autónoma kurda, terminó su misión sin alcanzar resultados, informaron hoy medios locales.

Esta comisión, formada por diputados árabes, kurdos y turcomanos, viajó a Kirkuk -a 250 kilómetros al norte de Bagdad- el pasado 2 de febrero con el objetivo diseñar mecanismos para compartir su administración y control y, sobre todo, evitar un nuevo conflicto interétnico.

Kirkuk, rica en petróleo, es reclamada por la Administración de la región autónoma del Kurdistán, que la considera su capital histórica y desea incorporarla a su territorio, con el rechazo frontal de las comunidades árabes y turcomanas que habitan en ella.

Durante los dos meses que ha durado el cometido de la comisión, las diferencias entre las diferentes comunidades han sido insalvables, la población local no ha ofrecido ninguna colaboración a los diputados y éstos no han podido ponerse de acuerdo en ningún aspecto, indican los medios.

La delegación también tenía el encargo de investigar las violaciones de derechos humanos cometidas entre las comunidades tras la caída de Sadam Hussein.

Igualmente, debían revisar las listas electorales y consensuar una ley electoral para la celebración de futuras consultas y referendos.

Por su parte, Naciones Unidas, que también cuenta con un grupo de trabajo similar, propuso otorgar a Kirkuk un estatus especial y que el control sobre ella fuera compartido por la administración kurda y por el Gobierno central de Bagdad.

Esta propuesta fue rechazada por las los kurdos pocos días antes de que la comisión parlamentaria terminara su trabajo sin resultados.

Cuando se alcance una solución, el artículo 40 de la Constitución iraquí prevé la celebración de un referéndum para decidir si Kirkuk pasa a formar parte de la región autónoma del Kurdistán o permanece bajo la administración directa de Bagdad.

Esta provincia quedó exenta de la celebración de elecciones locales el pasado 31 de enero, a la espera de satisfacer las reivindicaciones las distintas comunidades étnicas y religiosas de la provincia.