La española Leticia Moracho llega mañana con su hija desde Irak

  • Madrid, 21 mar (EFE).- La española Leticia Moracho, cuya hija permanecía en Irak con su padre desde 2006, regresa mañana a España, al aeropuerto de Madrid-Barajas, procedente de Estambul, después de haber obtenido permiso para abandonar el país con su hija.

Madrid, 21 mar (EFE).- La española Leticia Moracho, cuya hija permanecía en Irak con su padre desde 2006, regresa mañana a España, al aeropuerto de Madrid-Barajas, procedente de Estambul, después de haber obtenido permiso para abandonar el país con su hija.

Fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores han confirmado a Efe que "el asunto se ha resuelto" y se han referido a las gestiones consulares llevadas a cabo desde hace años.

En enero hubo una reunión entre el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos y Leticia Moracho para analizar los problemas jurídicos y de seguridad de Sara, de 10 años, cuya custodia fue concedida por la Justicia iraquí al padre, que se la llevó a su país en septiembre de 2006.

Durante el encuentro, Moratinos le aseguró que en su próximo viaje a Irak iba a recibir toda la asistencia posible de la Embajada para poder visitar a su hija en Basora en las mejores condiciones.

También le asesorarían para poder reunirse con las distintas instancias iraquíes implicadas en el caso y encontrar una solución satisfactoria.

Entonces, Exteriores advirtió de la "delicada situación" que atraviesa Irak, lo que dificulta el tránsito y los desplazamientos por territorio iraquí con todas las garantías de seguridad.

Era un caso complicado desde el punto de vista jurídico, ya que existen sentencias judiciales divergentes dictadas por tribunales españoles e iraquíes.

La justicia iraquí decidió que Leticia podía ver a su hija el día 15 de los meses impares del año, desde las 8:00 horas hasta las 14:00 horas.

El padre se llevó a Sara a su país en septiembre del 2006, "aprovechando un fin de semana" que Leticia se la dejó para que pudieran verse, ya que acababan de romper el vínculo sentimental que les había unido durante 16 años.