La ONU, decepcionada por la negativa de Sri Lanka a adelantar una "pausa humanitaria"

  • Naciones Unidas, 29 abr (EFE).- El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, dijo hoy sentirse "decepcionado" por el rechazo de Sri Lanka a la declaración de una "pausa humanitaria" que permita rescatar a los miles de civiles atrapados en los combates con la guerrilla tamil.

Naciones Unidas, 29 abr (EFE).- El subsecretario general de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, dijo hoy sentirse "decepcionado" por el rechazo de Sri Lanka a la declaración de una "pausa humanitaria" que permita rescatar a los miles de civiles atrapados en los combates con la guerrilla tamil.

Holmes aseguró que la situación de los cerca de 50.000 civiles que permanecen en el pequeño territorio controlado por los rebeldes en el noreste del país es "muy mala".

"Es una decepción que no hayamos conseguido la pausa humanitaria que buscábamos, o el envío de una misión humanitaria a la zona", dijo el diplomático británico en una conferencia de prensa.

Lamentó que Colombo se niegue a escuchar los llamamientos internacionales a favor de un breve alto el fuego, bajo el argumento de que una interrupción de la ofensiva sería manipulada por la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE).

Los ministros de Exteriores del Reino Unido, David Miliband, y de Francia, Bernard Kouchner, que se encuentran de visita en Sri Lanka, también fracasaron hoy en su intento de arrancar una tregua del Gobierno ceilanés.

Holmes resaltó que los civiles atrapados en el reducto en el que el Ejército ha acorralado al LTTE afrontan, además de los combates y bombardeos, una aguda escasez de alimentos y atención médica.

"Nuestra absoluta prioridad es sacarlos de allí cuanto antes", aseveró.

Por ello, instó al Gobierno ceilanés a contenerse en sus acciones militares y a cumplir su declaración de que dejará de bombardear con artillería pesada la pequeña franja costera del distrito norteño de Mullaitivu, donde aún resisten unos pocos centenares de rebeldes.

También reiteró el llamamiento de la ONU a la jefatura de los tigres tamiles para que abandonen las armas y eviten un mayor derramamiento de sangre.

"Desafortunadamente ambas partes siguen empeñadas en la lógica militar, y por eso nos encontramos en esta situación", agregó.

Las autoridades ceilanesas, convencidas de poder acabar ahora con una guerrilla que empuñó las armas en 1983, han reiterado que una tregua con el LTTE permitiría a los rebeldes reagruparse, como ha sucedido en otras ocasiones.

El Ejército lanzó hace una semana un ataque final contra los rebeldes que se ha saldado, según sus cifras, con la salida de 185.000 civiles que estaban atrapados en zona rebelde y se encuentran ahora en campos de acogida en territorio gubernamental.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), que calcula que la cifra de refugiados es de 160.000, alertó de que la situación de estas personas es "crítica" debido a que los campos están desbordados.

El LTTE lucha desde hace 25 años por obtener un estado independiente en el norte y el este de la isla, donde la presencia de la etnia tamil es mayoría.