La reunión bilateral de EE.UU. y Australia acaba sin un compromiso de más tropas a Afganistán

  • Washington, 9 abr (EFE).- La reunión bilateral anual entre Estados Unidos y Australia acabó hoy en Washington sin un compromiso para el envío de más tropas a Afganistán por parte de los ministros de Exteriores y de Defensa del país oceánico, Stephen Smith y Joel Fitzgibbon, respectivamente.

La reunión bilateral de EE.UU. y Australia acaba sin un compromiso de más tropas a Afganistán

La reunión bilateral de EE.UU. y Australia acaba sin un compromiso de más tropas a Afganistán

Washington, 9 abr (EFE).- La reunión bilateral anual entre Estados Unidos y Australia acabó hoy en Washington sin un compromiso para el envío de más tropas a Afganistán por parte de los ministros de Exteriores y de Defensa del país oceánico, Stephen Smith y Joel Fitzgibbon, respectivamente.

En el encuentro, el vigésimo cuarto que se celebra entre las dos naciones desde que fue lanzado en 1985, participaron por parte del Gobierno norteamericano la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el titular de Defensa, Robert Gates.

En la reunión, los ministros participantes abordaron tres grandes bloques: seguridad global, desafíos y oportunidades regionales y las relaciones en materia de Defensa.

Parte del diálogo se centró en Afganistán y en la nueva estrategia estadounidense en el país centroasiático, que recibió el respaldo de los miembros del Gobierno australiano.

De acuerdo con Smith, los participantes hablaron de lo que Australia podría aportar en el marco de esta nueva estrategia en materia de reconstrucción civil, entrenamiento de fuerzas de seguridad, contribución militar y también para las elecciones de agosto.

El canciller australiano explicó en la rueda de prensa conjunta al término de la reunión que estas conversaciones fueron "muy útiles".

Insistió en que "no se ha tomado ninguna decisión, no se hizo ninguna petición y tampoco se hizo ningún compromiso" sobre una posible mayor aportación civil o militar de Australia en Afganistán.

No obstante, señaló que su país tomará una decisión al respecto "en un plazo de semanas".

El secretario norteamericano de Defensa, por su parte, destacó que Australia participa en la misión en Afganistán desde hace tiempo, ha estado en lo más duro de los combates y ha perdido demasiados soldados.

Australia tiene un contingente de 1.100 soldados en Afganistán, pero en los últimos meses la popularidad de la misión ha descendido entre la población como lo demuestra una reciente encuesta del diario The Australian, en la que el 65 por ciento de los australianos se manifiesta en contra de enviar más uniformados.

La semana pasada dos militares fallecieron, lo que elevó a diez el total de bajas de las tropas australianas registradas en la misión de Afganistán desde 2002.

Gates afirmó que la aportación de la nación aliada en Afganistán "es claramente un asunto" de su Gobierno, pero a la vez resaltó: "Nosotros y los afganos podemos necesitar toda la ayuda que nos faciliten", tanto en las áreas civiles y militares como en las de entrenamiento del Ejército y de la policía.

El ministro australiano de Defensa, calificó la conversación sobre Afganistán como "productiva", ya que contribuyó a aclarar y entender mejor la nueva estrategia de Washington para este país y para Pakistán, así como los resultados que se pueden esperar de la misma.

"Hemos salido de la reunión con la conclusión de que es una buena estrategia. La valoramos y Australia la apoya ciertamente", dijo.

Fitzgibbon explicó que su Gobierno "siempre estará dispuesto a considerar cualquier petición" del que calificó como su "aliado más cercano y más importante", pero indicó que el factor que influirá en la decisión será si una contribución adicional, junto con los esfuerzos de otras naciones, ayudará a lograr avances en Afganistán y si eso, como consecuencia, permitirá a las tropas regresar antes.

Gates, Clinton, Smith y Fitzgibbon conversaron además sobre las actividades nucleares de Irán, tema en el que los ministros australianos apoyaron la voluntad de EE.UU. de entablar un diálogo directo con Teherán.

También se habló sobre Irak y la no proliferación nuclear, sobre el papel de China en a la hora de resolver la crisis económica y sobre el reciente lanzamiento de un misil de largo alcance de Corea del Norte, entre otros muchos asuntos.