Las facciones rivales palestinas ponen fin a sus conversaciones en Egipto sin solucionar sus diferencias

EL CAIRO, 18 (Reuters/EP)

Las facciones rivales palestinas han puesto fin a sus conversaciones en la capital egipcia sin haber encontrado soluciones a las diferencias internas que han menoscabado las perspectivas de las conversaciones de paz con Israel, según informaron hoy los participantes en dichas conversaciones.

El jefe de la Inteligencia egipcia, Omar Suleiman, que ha mediado entre las partes durante prácticamente un año sin lograr ningún éxito visible, expresó su frustración ante el prolongado estancamiento, añadieron las fuentes.

"Dijo a los negociadores que el mundo no va a estar esperando para siempre a que ellos se unan y que mientras los palestinos no pongan fin a sus diferencias, la causa palestina y el proceso de paz podrían ser obstaculizados", declaró a Reuters una fuente palestina, en referencia a Suleiman.

Las conversaciones se encuentran atascadas en asuntos que van desde la creación de una fuerza unificada de seguridad, hasta el establecimiento de una fecha para las elecciones palestinas, pasando por el trazado de las relaciones con Israel.

Egipto ha intentado presionar a Hamás y Al Fatá para que formen un comité, junto a otros tres grupos importantes, para ir forjando un acuerdo. El negociador de Hamás, Ismail al Ashqar, declaró que ambas partes han rechazado esa propuesta y dijo que, en lugar de eso, se concentrarán en intentar formar un gobierno de unidad.

Por su parte, uno de los principales negociadores de Al Fatá, Zakaria Al Agha, dijo: "Las cuestiones pendientes de ayer siguen hoy sin resolver". "No se ha logrado ningún avance y la posición de Hamás sigue sin cambios", añadió.

Egipto ha establecido la próxima ronda de conversaciones para el 5 de julio, con el objetivo de lograr un acuerdo de compromiso antes del 7 de julio, indicaron los participantes.

El comité que había propuesto Egipto habría tenido la tarea de supervisar la reconstrucción de la Franja de Gaza, que resultó gravemente dañada por la ofensiva israelí del pasado enero; modernizar los servicios de seguridad y preparar las elecciones presidenciales y parlamentarias palestinas, previstas para el 25 de enero de 2010, según responsables.

El grupo islamista Hamás, que gobierna la Franja de Gaza, no está dispuesto a reconocer Israel y acordar una paz permanente, en su lugar, accedería a una tregua de 10 años de duración con Israel, algo que el Estado judío no considera sustitutivo de una paz integral.

El grupo Al Fatá, del presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, que administra la ocupada Cisjordania, está dispuesto a negociar la paz con Israel, incluyendo el pleno reconocimiento del Estado de Israel, a cambio de la creación de un Estado palestino en Cisjordania y la Franja de Gaza.

Otro importante negociador de Al Fatá, Nabil Shaath, indicó que las dos partes discutieron la formación de una fuerza conjunta de seguridad en Gaza.

"Nosotros consideramos que la fuerza conjunta es una receta para la lucha y la guerra civil, y por lo tanto la fuerza conjunta no es aceptable para Hamás", dijo Ashqar, de la formación islamista. Las unidades armadas de Hamás y Al Fatá se enfrentaron en una breve, pero sangrienta, guerra civil que culminó en la toma por parte de Hamás de la Franja de Gaza en 2007 y la expulsión de las fuerzas de Al Fatá.