Más de 2.400 civiles escapan de la zona de los combates en el norte ceilanés

  • Nueva Delhi, 14 may (EFE).- Más de 2.400 civiles lograron escapar hoy del último reducto bajo control de la guerrilla tamil en el norte de Sri Lanka, donde se libran los combates entre el Ejército y los rebeldes, informó a Efe un portavoz militar.

Más de 2.400 civiles escapan de la zona de los combates en el norte ceilanés

Más de 2.400 civiles escapan de la zona de los combates en el norte ceilanés

Nueva Delhi, 14 may (EFE).- Más de 2.400 civiles lograron escapar hoy del último reducto bajo control de la guerrilla tamil en el norte de Sri Lanka, donde se libran los combates entre el Ejército y los rebeldes, informó a Efe un portavoz militar.

El portavoz Udaya Nanayakkara explicó que en la jornada de hoy no se registraron choques armados durante las horas de luz y que al menos 4 civiles que intentaban huir de la zona de las hostilidades murieron y otras 14 personas resultaron heridas.

Nanayakkara explicó que los rebeldes están confinados en un área de unos 4,5 kilómetros cuadrados de superficie en una franja costera en el distrito de Mullaitivu, en la que según la ONU permanecen atrapados unos 50.000 civiles.

En un comunicado, el Ministerio ceilanés de Defensa aseguró que las tropas del Ejército causaron "severos daños" a la guerrilla de los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) en el municipio de Karyalamullavaikkal en los combates librados ayer.

Durante esa ofensiva, uno de los cabecillas de la guerrilla, identificado como, Kannikkaran, perdió la vida.

Las tropas hallaron 19 cadáveres en el lugar de los choques junto a un arsenal de armas, compuesto de rifles asalto, munición y lanzamorteros, entre otros.

Mientras, el bando rebelde aseguró hoy que más de 100 civiles murieron en un ataque con artillería del Ejército contra un hospital ubicado en zona rebelde.

Según un portal afín, Tamilnet, que cita una fuente médica, unos 40 niños se encuentran heridos muy graves a causa del ataque.

El centro médico, improvisado en una escuela del pueblo de Mullaivaikkal, ha sufrido tres ataques de artillería en los últimos cinco días, añadió el portal.

La precaria situación humanitaria de los civiles atrapados llevó anoche al Consejo de Seguridad de la ONU a pedir al Gobierno de Sri Lanka que respete su compromiso de cesar el bombardeo con artillería pesada contra el reducto de la guerrilla tamil.

El Consejo también reiteró la necesidad de que ambos bandos adopten medidas "urgentes" para proteger a los no combatientes y apostó por que los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) se rindan y permitan la salida de los civiles.

El LTTE lucha desde 1983 por conseguir un Estado independiente en las áreas de la isla donde predomina la etnia tamil, es decir, el norte y el este del país.