Mueren al menos 17 personas en un atentado suicida en el noreste de Sri Lanka

  • Nueva Delhi, 20 abr (EFE).- Al menos 17 personas, entre ellas mujeres y niños, han muerto en un atentado suicida registrado hoy en el noreste de Sri Lanka, según el Ministerio ceilanés de Defensa, que acusó de la acción a la guerrilla tamil.

Nueva Delhi, 20 abr (EFE).- Al menos 17 personas, entre ellas mujeres y niños, han muerto en un atentado suicida registrado hoy en el noreste de Sri Lanka, según el Ministerio ceilanés de Defensa, que acusó de la acción a la guerrilla tamil.

"Un suicida del LTTE (Tigres para la Liberación de la Patria Tamil) ha atacado esta mañana a miles de civiles tamiles que intentan buscar refugio con el Ejército", informó Defensa en un comunicado que no precisó el lugar exacto del atentado.

El suicida intentó sembrar la confusión entre los civiles que intentan salir del área de combate, según dijo a Efe el portavoz militar Udaya Nanayakkara, quien aseguró que las tropas han "rescatado" ya hoy a 13.000 personas atrapadas en la zona.

El Ejército aseguró horas antes que las tropas habían logrado romper una barrera del LTTE en el pueblo de Puthumathalan y que con ello abrieron un paso de seguridad para que los civiles atrapados en las zonas de combate pudieran escapar.

Sin embargo, un portal web afín a la guerrilla, Tamilnet, denunció que "se teme que cientos de civiles hayan muerto o resultado heridos" en un escenario de "caos total" causado por la entrada del Ejército esta mañana en la "zona de seguridad" de Pokkanai.

"Duros combates han comenzado en las trincheras del lago y los pacientes del hospital de campaña de Puthumathalan han tenido que huir porque el centro ha sufrido impactos de lanzagranadas del Ejército", aseguró el portal, que denunció "muchas bajas civiles".

La guerrilla del LTTE resiste en una franja territorial de menos de 20 kilómetros cuadrados en el noreste de Sri Lanka, donde sus últimos integrantes se encuentran cercados por las tropas ceilanesas tras meses de intensos combates.

Ante el temor por la suerte de unos 100.000 personas atrapadas en los enfrentamientos, el Gobierno había delimitado varias áreas de alto el fuego (NFZ) para que sirvieran de refugio a los civiles, aunque el Ejército y la guerrilla combaten ya en esos espacios.

En las áreas en poder de la guerrilla quedan unos 40.000 civiles, según Nanayakkara, y las organizaciones de ayuda denuncian que estos sufren escasez de suministros alimentarios o de medicamentos y son víctimas del fuego cruzado entre ambos bandos.

La guerrilla tamil se enfrenta desde hace más de 25 años al Gobierno de Sri Lanka con el objetivo de proclamar un Estado independiente en las zonas de esta isla del Índico donde su etnia es predominante.