Nuevo avance militar contra los Tigres tamiles en vísperas de un misión europea

  • Nueva Delhi, 28 abr (EFE).- La guerrilla tamil de Sri Lanka se vio forzada hoy a retroceder posiciones ante un nuevo ataque del Ejército de Sri Lanka, cuyo Gobierno ha rechazado la participación de Suecia en una misión europea que llega mañana a la isla.

Nueva Delhi, 28 abr (EFE).- La guerrilla tamil de Sri Lanka se vio forzada hoy a retroceder posiciones ante un nuevo ataque del Ejército de Sri Lanka, cuyo Gobierno ha rechazado la participación de Suecia en una misión europea que llega mañana a la isla.

Los ministros de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, y de Gran Bretaña, David Miliband, viajan mañana a Colombo, en la primera misión diplomática de tan alto nivel que acepta el Gobierno ceilanés desde el comienzo de su última ofensiva, hace ocho días.

El Ejecutivo ceilanés, sin embargo, rechazó la entrada al ministro sueco, Carl Bildt, a quien "invitó" a viajar en mayo próximo en una fecha por determinar, según un comunicado oficial.

Esta misión "puede ser la última esperanza de los civiles que siguen atrapados", en la zona de combate, advirtió anoche la organización Human Rights Watch (HRW), que conminó al Consejo de Seguridad de la ONU a formar una comisión de investigación de los abusos que ambos bandos están cometiendo en esta guerra.

Los ministros "deberían dejar claro a los líderes de Sri Lanka que se les hará responsables por los ataques contra civiles y por denegarles el acceso a ayuda humanitaria", demandó en un comunicado el director para Asia de HRW, Brad Adams.

Adams opinó que la admisión ayer por parte del Gobierno ceilanés de que ha empleado armamento pesado contra un área superpoblada de civiles hace imperiosa una investigación independiente.

Pese a que ayer el Ejecutivo ordenó a sus tropas no emplear aviación ni armamento pesado, hoy un portavoz militar reiteró a Efe la vieja versión oficial según la cual el Ejército no ha usado armas pesadas contra la guerrilla "desde hace al menos dos semanas".

Los Tigres para la Liberación de la Patria Tamil (LTTE) denunciaron lo contrario a través de la página web Tamilnet, que informó de nuevos bombardeos ayer y de ataques con armamento pesado hoy que han causado víctimas entre la población civil.

Tamilnet constató que el Ejército ha avanzado 600 metros en sus ataques de las últimas horas.

Una fuente militar informó de que soldados de dos divisiones del Ejército lograron romper esa madrugada por dos puntos las posiciones defensivas del LTTE en su último reducto, de unos seis kilómetros cuadrados, en el distrito norteño de Mullaitivu.

Los soldados encontraron "fuerte resistencia" pero lograron hacerse con el control de dos fortificaciones localizadas al sur y el sureste de la localidad de Valayanmadam y empujaron a los guerrilleros hacia el municipio de Mullivaikal.

"Las líneas defensivas estaban fuertemente minadas para restringir el flujo de los rehenes (la población tamil atrapada en la zona) y los avances militares", aseguró la fuente militar, citada por una página web del Ministerio de Defensa.

La ONU calcula que unos 50.000 civiles siguen atrapados en la zona, pero no ha conseguido que el Gobierno levante las restricciones a las agencias humanitarias para acudir en su socorro.

El presidente, Mahinda Rajapaksa, reiteró hoy su mensaje complaciente de los últimos días y, en un discurso de aniversario de la Organización Internacional del Trabajo, alabó que el Ejército está "completando la tarea histórica" de erradicar el terrorismo en el país.

"Nos vimos obligados a usar la fuerza, la fuerza que es el derecho del Estado y el único lenguaje que los terroristas parecen entender", dijo el presidente, que expuso su "gran preocupación" por las "dificultades" que ello está ocasionando a la "gente corriente", según un comunicado oficial.

Cálculos oficiosos de la ONU cifran en casi 6.500 los civiles muertos y en más de 13.000 los heridos desde mediados de enero por los combates en Sri Lanka.