O.Próximo.- Los artificieros desactivan una bomba en el aparcamiento de un centro comercial en Haifa

JERUSALÉN, 22 (EUROPA PRESS) Artificieros de la Policía israelí desactivaron ayer por la tarde una bomba en un coche aparcado a las afueras del centro comercial Lev Hamifratz en Haifa, en el norte del país, según publicó el diario Haaretz. Las Fuerzas de Seguridad levantaron controles de carretera en busca de coches sospechosos, lo que provocó la paralización del tráfico en la zona. La Policía dijo que el coche con el explosivo, que pesaba docenas de kilos, pertenecía a una mujer árabe residente en Jerusalén Este, que quizá había sido robado, aunque no había denuncias previas contra el vehículo. Una organización árabe israelí autodenominada como Combatientes por la Libertad de Galilea revindicó la autoría del atentado, pero las Fuerzas de Seguridad dudaron de la llamada, ya que no les era familiar un grupo con ese nombre que opere actualmente en Israel. En un mensaje, el grupo dijo que el ataque era en respuesta a la destrucción de casas en el este de Jerusalén y la "masacre" en Cisjordania y en la Franja de Gaza. El comandante de la Policía en el distrito norte, Shimon Koren, declaró que después del acto se estaba "realizando la búsqueda de un terrorista, si es que efectivamente es un terrorista. Estamos buscando en el área comprendida desde Haifa hasta Acre y Nahariya". Llamaron a las Fuerzas de Seguridad después de que los guardias de seguridad del centro comercial oyeran una pequeña explosión procedente de un Subaru aparcado en el parking adyacente al centro comercial alrededor de las ocho de la tarde del sábado (nueve de la noche hora española). Los artificieros dijeron que parte del artefacto había explotado prematuramente y la otra parte había fallado al detonar. "Es importante resaltar que el coche estaba aparcado en el parking anexo y no en el subterráneo, lo que significa que no estaba registrado por la seguridad del centro", declaró un oficial de la Policía. Tatiana Daminovitch, una testigo presencial, dijo que "al principio los tenderos estaban indiferentes, algunos de ellos pensaban que eran maniobras militares, y por eso la evacuación se retrasó un poco". El comandante del distrito declaró tras el incidente que la Policía, junto con la dirección del centro comercial, examinará los protocolos de seguridad. "Calcularemos la situación en este centro y otros con el objetivo de comprender cómo mejorar la seguridad en el futuro. Sin duda esta fue una bomba que podía haber costado muchas vidas y daños". El portavoz de la Policía, Micky Rosenfeld, insistió en que las autoridades están todavía investigando en incidente, pero creen que milicianos palestinos están detrás del intento de atentado. Declinó dar más detalles. Hace cinco años, dos árabes israelíes que declararon ser miembros de un grupo llamado Combatientes por la Liberación de Galilea, fueron condenados por el asesinato del soldado de las Fuerzas Armadas Oleg Shaichat. Pero las Fuerzas de Seguridad creen que esa organización ahora está extinta.