Para la ONU, Oriente Medio está en una situación de "punto muerto

  • Naciones Unidas, 25 mar (EFE).- La ONU considera que Oriente Medio se encuentra, dos meses después del conflicto de Gaza, en una situación de "punto muerto e incertidumbre", dijo hoy el subsecretario general del organismo para Asuntos Políticos, Lynn Pascoe.

Naciones Unidas, 25 mar (EFE).- La ONU considera que Oriente Medio se encuentra, dos meses después del conflicto de Gaza, en una situación de "punto muerto e incertidumbre", dijo hoy el subsecretario general del organismo para Asuntos Políticos, Lynn Pascoe.

En una reunión del Consejo de Seguridad, Pascoe señaló que se ha registrado muy pocos avances en la implementación de la resolución 1.860 adoptada el 8 de enero pasado por el Consejo de Seguridad para poner fin al conflicto en el territorio palestino.

En ella se insta a la declaración de un alto el fuego oficial, a la distribución sin impedimentos de ayuda humanitaria en Gaza, la apertura de los puestos fronterizos y a la reconciliación entre las facciones palestinas.

"Pese al apoyo y el interés de la comunidad internacional, se ha logrado muy poco progreso concreto en los principales puntos de la resolución 1.860", afirmó Pascoe.

Recordó que Israel y el movimiento radical islámico Hamás todavía no han alcanzado un acuerdo de alto el fuego, y que se siguen produciendo incidentes violentos.

Las milicias radicales palestinas han lanzado más de 100 cohetes y morteros desde Gaza contra poblaciones israelíes cercanas desde el fin de las hostilidades, mientras que Israel ha efectuado cinco ataques aéreos en los que han muerto cinco palestinos, señaló.

Pascoe destacó que el "intolerable" cierre de los puestos fronterizos sigue siendo el principal obstáculo de las organizaciones humanitarias que tratan de asistir a la empobrecida población de la franja.

Pese a que las autoridades israelíes han aumentado las aperturas de los puestos, la cantidad de alimentos y materiales de primera necesidad que entran en el territorio palestino es insuficiente para iniciar la reconstrucción física y económica de Gaza, recalcó.

El subsecretario general indicó que la comisión creada por la ONU para investigar algunos de los incidentes ocurridos durante el conflicto en Gaza tiene previsto entregar a principios de abril su informe al secretario general, Ban Ki-moon.

La ONU también sigue con preocupación "las acciones negativas que se producen en Cisjordania, donde no se han adoptado los pasos suficientes para aliviar el peso de la ocupación y poner en práctica compromisos adquiridos", apuntó.

Por su parte, el representante de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) ante la ONU, Ryad Mansur, acusó a Israel de "violar descaradamente las resoluciones del Consejo de Seguridad y el derecho internacional".

El diplomático, que mostró al Consejo una foto de un niño palestino de 12 años que perdió la vista durante el conflicto, instó a la comunidad internacional a "pedir responsabilidades a los que cometieron este crimen y llevarlos ante la justicia que tanto merecen".

Mansur también transmitió la preocupación de su Gobierno por el "giro hacia la derecha" que ha experimentado la política israelí después de las pasadas elecciones y el posible impacto que ello puede tener en el proceso de paz.

Sin embargo, la embajadora de Israel ante la ONU, Gabriela Shalev, aseguró que su país está comprometido en alcanzar un acuerdo de paz con los palestinos que incluya el reconocimiento del Estado hebreo, la renuncia a la violencia y el terrorismo, y el respeto a los compromisos adquiridos.

En su opinión, la región se encuentra en una "coyuntura importante" marcada por la voluntad de los moderados de trabajar por la paz y la de los extremistas de sabotearla, entre los que incluyó a Hamás y la organización chií libanesa Hizbulá, vinculadas a Irán.

"Irán es el verdadero peligro que afronta nuestra región, nuestro mundo y nuestro futuro", agregó.

Más de 1.400 palestinos, en su mayoría civiles, perdieron la vida durante la operación "Plomo Fundido" que entre diciembre y enero pasados lanzó el Ejército israelí contra Hamás en Gaza para poner fin al lanzamiento de cohetes contra las poblaciones del sur de Israel.