Sube a 51 la cifra de muertos por los coches bomba en Bagdad

Sube a 51 la cifra de muertos por los coches bomba en Bagdad

Sube a 51 la cifra de muertos por los coches bomba en Bagdad

BAGDAD (Reuters) - La cifra de muertos por el doble atentado con coche bomba contra un concurrido mercado de Bagdad se elevó a 51 el jueves, dijo la policía, mientras el principal partido político suní condenaba esta acción contra una zona de mayoría chií.

Los coches bomba del miércoles, que también hirieron a 76 personas en el barrio de Ciudad Sáder, se produjeron tras una serie de atentados en las últimas dos semanas que han despertado los temores de un retorno de la violencia sectaria generalizada en Irak.

Las fuerzas de seguridad desactivaron una tercera bomba en un taxi aparcado.

El Partido Islámico Iraquí, el principal que representa a la minoría suní en el Parlamento, que en el pasado dominó el país, denunció el atentado como un intento patente de alimentar nuevas luchas entre suníes y chiíes.

"Las manos sangrientas quieren que los iraquíes sientan miedo", dijo el partido en un comunicado.

"Estas explosiones en Ciudad Sáder forman parte de una gran conspiración de los enemigos de Irak. Pedimos a todos los grupos políticos y al Gobierno iraquí, y especialmente a las fuerzas de seguridad, que sofoquen esta provocación".

El incremento de la violencia este mes ha terminado con el sentimiento de calma y seguridad creciente que estaba viviendo Bagdad desde principios de este año.

Pese a que la violencia sigue estando por debajo de los niveles del año pasado, los ataques coinciden con los planes estadounidenses para retirarse de las ciudades iraquíes en junio, antes de una plena retirada de Irak a finales de 2011.

Los iraquíes aún no tienen fe en la capacidad de sus fuerzas de seguridad para defenderles contra bombas y otras agresiones.

Muchos temen también que haya más violencia antes de las elecciones de este año, a medida que rivales políticos y grupos armados se disputen el dominio del país productor de petróleo.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo el miércoles que la cadena de atentados mortales era una causa de preocupación, pero que el sistema político estaba funcionando y la violencia era baja frente a las cifras de hace un año.

Los analistas creen que Irak probablemente sufra atentados suicidas durante varios años. Eso supondrá una preocupación diaria para los civiles, pero está menos claro si representará una amenaza mortal para el estado.

Más peligroso que las bombas para la estabilidad a medio plazo del país es el hecho de que no se ha hecho lo suficiente en el terreno político para alentar la reconciliación entre suníes y chiíes, según los analistas.

Irak también ha fracasado en dar pasos para aliviar las tensiones por tierra y petróleo entre árabes y kurdos en el norte.