Tres heridos en el ataque con obuses de mortero contra el congresista Donald Payne, según testigos

LONDRES, 13 (EUROPA PRESS)

Tres personas resultaron heridas hoy como consecuencia del ataque con obuses de mortero que insurgentes somalíes lanzaron cuando el congresista estadounidense Donald Payne se marchaba de Mogadiscio después de una visita de varias horas, la primera en años de un político norteamericano a la capital somalí.

Las autoridades del aeropuerto de Mogadiscio informaron a la BBC de que uno de los morteros fue lanzado antes de que saliera el avión en el que iba Payne y otros cinco cuando el aparato ya había despegado.

Un oficial de Policía del aeropuerto de la capital dijo a la agencia Reuters que nadie resultó herido en el ataque, pero posteriormente varios residentes de un barrio cercano indicaron que tres personas sufrieron heridas.

Payne había llegado esta mañana a Mogadiscio y se había reunido con el primer ministro, Umar Abdirashid Ali Sharmarke, y el presidente, jeque Sharif Ahmed, con quienes habló sobre las ayudas de la comunidad internacional al recién formado Gobierno y sobre cómo abordar el problema de la piratería.

Según declararon a la BBC autoridades del aeropuerto, el congresista, demócrata de 74 años, acababa de ofrecer una rueda de prensa de media hora en el Palacio Presidencial cuando tuvo lugar el primer ataque.

Soldados de la Unión Africana (UA), que participan en la misión de paz destacada en Somalia, formaban parte, junto con sus guardaespaldas, del equipo de seguridad que acompañaba a Payne en su visita, de tan sólo unas horas, a Mogadiscio, una de las ciudades más peligrosas del mundo.

El congresista por Nueva Jersey cumple su décimo mandato en la Cámara de Representantes de Estados Unidos, ya que fue elegido por primera vez en 1988. Es presidente del Caucus Negro del Congreso así como presidente de un subcomité de Asuntos Exteriores de la Cámara Baja que aborda temas de África y sanidad.

La ex secretaria de Estado adjunta para Asuntos Africanos Jendayi Frazer se convirtió en la primera autoridad estadounidense que visitaba Somalia en más de una década cuando aterrizó en la ciudad de Baidoa en abril de 2007.

Durante ese viaje, Frazer evitó ir a Mogadiscio debido a la inseguridad y prefirió reunirse con las autoridades somalíes en Baidoa, donde después fue instalada la sede del Parlamento.