Un atacante suicida mata a 9 guardias suníes en Irak

Un atacante suicida mata a 9 guardias suníes en Irak

Un atacante suicida mata a 9 guardias suníes en Irak

ISKANDARIYA, Irak (Reuters) - Un suicida con bomba atacó el sábado a un grupo de guardias civiles suníes en la provincia iraquí de Babel, en el sur de Irak, mientras hacían fila en un puesto del Ejército de Irak para cobrar su sueldo, dejando nueve muertos y 31 heridos, dijo la policía.

Las patrullas suníes apoyadas por Estados Unidos, conocidas como Sahwas, ayudaron a reducir la violencia en Irak después de que decidieron enfrentar a Al Qaeda y otros grupos insurgentes, pero los lazos entre ellas y el Gobierno chiíta de Bagdad han estado tensos en las últimas semanas por el arresto de sus líderes.

La violencia desatada por la invasión liderada por Estados Unidos hace seis años ha caído severamente en todo Irak en los últimos 18 meses, pero los insurgentes continúan perpetrando frecuentes ataques suicidas y con coches bomba.

Los atentados suicidas son realizados habitualmente por Al Qaeda.

El ataque ocurrió en Iskandariya, 49 kilómetros al sur de la capital iraquí, que alguna vez fue parte de una zona conocida como el "Triángulo de la Muerte", donde extremistas islamistas suníes frecuentemente asaltaban a chiíes.

El ataque ocurrió mientras los hombres esperaban por recibir un dinero que les debían las autoridades. Las demoras en el pago a los Sahwas han contribuido a las tensiones entre ellos y el Gobierno.

"Los hombres del Sahwa se preparaban para entrar al puesto del Ejército para recibir sus salarios cuando un atacante suicida logró inmolarse entre ellos, causando nueve muertos", dijo el coronel de policía Ali al-Zahawi, jefe de la policía de Iskandariya.

En un hospital local, los supervivientes gritaban de dolor por las heridas provocadas por la explosión.

"¿Qué he hecho para merecer esto?", se preguntó el miembro de los Sahwa Mohammed al-Janabi, quien resultó gravemente herido en el abdomen y las piernas.

"Hemos ayudado a que esta zona sea más segura y cuando venimos a buscar nuestros salarios, nuestros cuerpos son destrozados. Maldita sea Al Qaeda, maldita sea", dijo.

Muchos de los Sahwa son ex insurgentes y temen que el Gobierno los acuse por crímenes pasados. El Ejército estadounidense estuvo pagando sus salarios hasta finales del año pasado pero ahora ha dejado esa responsabilidad en manos de las autoridades iraquíes.

Funcionarios iraquíes y el Ejército estadounidense aseguran que los recientes arrestos de miembros del Sahwa fueron realizados legalmente y con evidencia de que algunos cometieron delitos, como planificar ataques, incluso después de unirse a las patrullas civiles. Mesa de edición en español +562 4374447))