Un responsable iraní culpa a EEUU del atentado en la mezquita

Un responsable iraní culpa a EEUU del atentado en la mezquita

Un responsable iraní culpa a EEUU del atentado en la mezquita

TEHERÁN (Reuters) - Un responsable iraní acusó el viernes a Estados Unidos de estar implicado en un atentado en una mezquita que el jueves mató a más de 20 personas en una zona inestable del sureste de Irán, a dos semanas de las elecciones presidenciales.

Washington negó la acusación.

Yalal Sayah, de la oficina del gobernador en la provincia de Sistán-Beluchistán, dijo que tres personas han sido arrestadas en relación con la explosión en una abarrotada mezquita chií en la ciudad de Zahedán, en una región en la que viven muchos de los suníes de Irán, que son minoría en el país.

"Los terroristas, que fueron equipados por América en uno de nuestros países vecinos, llevaron a cabo este acto criminal en su intento de crear un conflicto religioso y miedo y de influir en las elecciones presidenciales", dijo a la radio estatal.

En la agencia semioficial de noticias Fars, Sayah afirmó que "se ha confirmado que aquellos detrás del acto terrorista en Zahedán estaban contratados por América y las otras manos del arrogante".

Un grupo opositor suní llamado Yundolá (los soldados de Alá), que según Irán forma parte de la red integrista Al Qaeda y está apoyado por Estados Unidos, se atribuyó la autoría, según la cadena de televisión de propiedad saudí Al Arabiya.

La emisora con sede en Dubai dijo que un hombre llamó diciendo que fue un atentado suicida dirigido a las fuerzas Basij, una milicia religiosa, que se reunía en la mezquita para coordinar la estrategia electoral.

No fue posible verificar la reivindicación de Yundolá, que dice luchar por defender los derechos de la minoría suní de Irán.

El Líder Supremo ayatolá Ali Jamenei también sugirió que los enemigos exteriores de Irán estuvieron implicados en el atentado, al decir que "nadie puede dudar de que las manos de (...) algunas potencias entrometidas y sus servicios de espionaje están manchadas con la sangre de los inocentes".

El Departamento de Estado de EEUU negó su implicación.

"Condenamos este ataque terrorista del modo más contundente", dijo el portavoz Ian Kelly. "No patrocinamos ninguna forma de terrorismo en Irán".

Sayah dijo que entre los muertos había dos niños. La agencia oficial de noticias IRNA afirmó que la cifra de muertos fueron 25, de los que dio todos los nombres, todos varones. Otros medios dieron cifras más bajas.

El autor del atentado estaba entre los hombres que rezaban en la mezquita del imán Alí y también murió, según el responsable judicial provincial Ebrahim Hamidi.

Es uno de los atentados más mortíferos en Irán desde la guerra contra Irak de 1980 a 1988. Las autoridades iraníes han acusado a EEUU en otras ocasiones de apoyar a los rebeldes suníes que actúan en la frontera con Pakistán.