UNICEF Y LA UE PREPARAN LAS ESCUELAS DE CHAD PARA EVITAR ATAQUES A MENORES Y PROFESORES

MADRID|
- Boko Haram secuestró a 276 niñas en una escuela de Chibok en 2014. La organización de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) desarrolla junto a la Unión Europea una serie de iniciativas para mitigar el riesgo de ataques a las escuelas de la cuenca del Chad, de manera que preparan a los profesores para reaccionar ante casos de emergencia como el secuestro realizado en 2014 en Chibok, que acabó con 276 niñas raptadas.El objetivo es reducir el peligro al que están expuestos los niños en una zona donde las explosiones de bombas, los ataques armados y los secuestros siguen siendo una amenaza constante, informó Unicef en un comunicado. Desde el inicio del conflicto en 2009, la organización terrorista Boko Haram ha matado a unos 611 profesores.La campaña para la Reducción del Riesgo de Conflictos y Desastres en las escuelas forma parte de una intervención especialmente diseñada y financiada por la Unión Europea, uno de los principales donantes para la educación en emergencias.Este proyecto, de 18 meses de duración, desarrolla junto a las comunidades planes detallados para que las escuelas puedan ofrecer entornos de aprendizaje más seguros y aborda la compleja naturaleza de la crisis en Níger, Chad, Camerún y Nigeria.“En situaciones de conflicto, el sector educativo es vulnerable a la violencia y la inseguridad, por lo que constituye un área particularmente relevante para la reducción del riesgo de conflictos y desastres”, informó la agencia de la ONU."Con 1,3 millones de niños desplazados a causa de esta crisis, es imprescindible apoyar a las escuelas para que los padres puedan llevar de nuevo a sus hijos a clase", declaró la directora regional de Unicef para África Occidental y Central, Marie-Pierre Poirier. “Los niños y sus profesores deben disponer de conocimientos y habilidades para estar preparados”.Y es que las escuelas son vulnerables a ataques con bombas o, incluso, incursiones para secuestrar a niños. El ataque a una escuela en Chibok en 2014 acabó con 276 niñas secuestradas por Boko Haram. A principios de enero de 2017, siete estudiantes y ocho miembros del personal educativo murieron, mientras que otros 11 resultaron heridos, en un ataque de los terroristas en la Universidad de Maiduguri, en el estado de Borno. De ahí la insistencia de las organizaciones internacionales en proteger los entornos educativos.