Araújo asegura que las cuentas públicas están ajustadas a los objetivos de estabilidad presupuestaria

TOLEDO, 15 (EUROPA PRESS)

La vicepresidenta segunda y consejera de Economía y Hacienda, María Luisa Araújo, mostró hoy su satisfacción por los resultados conseguidos en el ejercicio 2005 ya que los mismos no han sido ajustados por la Sindicatura de Cuentas, pero sí se han ajustado a los objetivos de estabilidad presupuestaria, "lo que demuestra un año más el rigor y la profesionalidad de quienes participan en la gestión de los fondos públicos".

La vicepresidenta informó hoy en la comisión informativa de las Cortes que la Cuenta General del ejercicio 2005 refleja una administración más compleja, ya que es en ese ejercicio cuando se terminan de asumir las competencias de sanidad, educación y las políticas activas de empleo, lo que se traduce en un mayor volumen de recursos a gestionar, informó la Junta en nota de prensa.

También fue ese año, explicó Araújo, cuando culminaron los esfuerzos presupuestarios de los años previos para preparar la celebración del IV Centenario de la primera edición del "Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha" donde los proyectos turísticos y culturales se hicieron realidad.

Según la consejera, 2005 también fue el año en que se firmó el Pacto por el Desarrollo y la Competitividad y se celebró la II Conferencia de Presidentes en la que se puso de manifiesto que el gasto sanitario del conjunto de las comunidades autónomas crecía dos puntos por encima del PIB y Castilla-La Mancha recibió un anticipo a cuenta de los futuros recursos adicionales que se reflejarían en los presupuestos del año siguiente.

Asimismo, afirmó que de ese Balance de la Cuenta General de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para el año 2005 se desprende que la ejecución presupuestaria de gasto consolidado alcanzó el 96 por ciento, más de un punto respecto a la media de las comunidades autónomas, mientras que la ejecución de ingresos supuso un 102 por ciento.

INGRESOS TRIBUTARIOS

La vicepresidenta destacó también en cuanto a los ingresos tributarios el buen grado de ejecución de los mismos, ya que el capítulo I de Impuestos Directos y el capítulo II de Impuestos Indirectos tuvieron un grado de ejecución de un 122 por ciento y más de un 116 por ciento respectivamente.

Dentro de estas explicaciones, ofreció también algunos datos sobre el endeudamiento de la Junta señalando que el saldo de la deuda en Castilla-La Mancha ha permanecido en niveles relativamente bajos, respecto al resto de comunidades autónomas y representaba un 2,37 por ciento de la deuda total del conjunto. Así, señaló que esta deuda podría amortizarse con el ahorro bruto generado en ese año en un periodo inferior a lo que lo harían otras regiones.

En este sentido, Araújo señaló que las cuentas de ese año, como las de anteriores han sido elaboradas con "rigor, claridad y transparencia" y ello se pone de manifiesto en que la Sindicatura de Cuentas en su Informe anual no ha realizado ajustes contables, sino observaciones de carácter formal para mejorar la gestión.

De este análisis de deduce, concluyó, el empeño del Gobierno por efectuar una gestión óptima de los recursos públicos que se han ajustado al presupuesto que aprobó las Cortes regionales, a los objetivos de estabilidad presupuestaria y al mandato del Parlamento regional.