"Don Berna" contribuyó a la campaña de Uribe, según su abogada

  • Miami (EE.UU.), 23 abr (EFE).- El ex jefe paramilitar colombiano Diego Fernando Murillo, alias "Don Berna", condenado el miércoles en EE.UU. a más de 31 años de cárcel por narcotráfico, afirma haber contribuido con dinero a la campaña del presidente colombiano, Álvaro Uribe, según publicó hoy el diario El Nuevo Herald.

"Don Berna" contribuyó a la campaña de Uribe, según su abogada

"Don Berna" contribuyó a la campaña de Uribe, según su abogada

Miami (EE.UU.), 23 abr (EFE).- El ex jefe paramilitar colombiano Diego Fernando Murillo, alias "Don Berna", condenado el miércoles en EE.UU. a más de 31 años de cárcel por narcotráfico, afirma haber contribuido con dinero a la campaña del presidente colombiano, Álvaro Uribe, según publicó hoy el diario El Nuevo Herald.

El colombiano Murillo, condenado también a pagar cuatro millones de dólares de multa por tráfico de drogas, "entregó dinero a la primera campaña presidencial de Uribe", dijo la abogada del ex jefe de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) al rotativo.

Margaret Shalley, letrada de la defensa de Murillo, condenado por conspirar para importar toneladas de cocaína a EE.UU., indicó al diario que, pese a que el asunto "no fue un tema central de la audiencia para sentencia" en un tribunal de Nueva York, lo mencionó porque Murillo se lo dijo.

Según el rotativo, la supuesta contribución a la campaña electoral de Uribe fue revelada por Shalley "no en un tono de denuncia, sino como un ejemplo más de los esfuerzos de Murillo para apoyar iniciativas políticas y militares dirigidas a combatir a las guerrillas colombianas".

Las declaraciones de la abogada se produjeron minutos antes de que el juez encargado del caso dictara sentencia contra Murillo en un tribunal de Nueva York, explicó el periódico.

Extraditado hace un año a Estados Unidos, Murillo ya se declaró en junio pasado culpable de los cargos que se le imputaban en este país.

Murillo fue extraditado a EE.UU. junto a otros catorce líderes paramilitares en mayo de 2008 y, a cambio, las autoridades estadounidenses se habían comprometido a no pedir para él la prisión de por vida, pero sí una sentencia que le dejara en la cárcel entre 27 y 33 años.