EEUU alerta del auge de la extrema derecha por la crisis

MIAMI (Reuters) - Los extremistas de derechas están ganando nuevos adeptos en Estados Unidos al explotar los temores por la economía y la elección del primer presidente negro de Estados Unidos, según advirtió el Departamento de Seguridad Nacional (DSN) en un informe.

El documento del 7 de abril, al que Reuters y otros medios accedieron el martes, señaló que estos temores estaban llevando a un resurgir de las "actividades de reclutamiento y radicalización" de grupos de supremacía blanca, extremistas contrarios al Gobierno y movimientos de milicias.

Sin embargo, no identificó a ningún grupo.

El DSN señaló que no maneja información específica sobre eventuales actos de violencia y que las amenazas hasta ahora han sido "en gran parte retóricas".

Pero advirtió de que las ejecuciones hipotecarias de viviendas, el desempleo y otras consecuencias de la recesión económica "podrían crear un fértil ambiente de reclutamiento para los extremistas de derechas".

"En la medida en que estos factores persistan, la extrema derecha probablemente ganará fuerza", precisó el DSN.

El informe advirtió de que los militares veteranos que vuelven de Irak y Afganistán con habilidades de combate podrían ser blancos de reclutamiento, especialmente aquellos que tengan problemas para encontrar trabajo o para reinsertarse en la sociedad civil.

La portavoz del DSN, Sara Kuban, dijo el martes que el informe forma parte de una serie de asesorías que pretenden "un mayor entendimiento de la radicalización violenta en Estados Unidos".

"Estas evaluaciones se hacen todo el tiempo, no es algo inusual", puntualizó Kuban.

El Departamento de Seguridad Nacional se formó en respuesta a los atentados del 11 de septiembre de 2001 y se centra principalmente en las amenazas de extremistas islámicos.

El documento señaló que también durante la recesión económica de principios de la década de 1990 crecieron grupos terroristas de derechas en el país, pero se debilitaron junto con el fortalecimiento de la economía.

"A pesar de las similitudes con el clima de la década de 1990, la amenaza (...) es más pronunciada que en años anteriores", enfatizó el informe.